Desde Manila hasta Puerto Princesa en la isla de Palawan, Filipinas

Semana santa en Manila, Filipinas
Manila, la capital de Filipinas
8 junio, 2017
Excursión a las islas cercanas a Port Barton en Palawan, Filipinas
Port Barton en Palawan, Filipinas
16 junio, 2017
Mostrar todo

Desde Manila hasta Puerto Princesa en la isla de Palawan, Filipinas

Bahía Honda en Puerto Princesa, Filipinas

Tras conocer la verdadera Filipinas adentrándonos en pueblos y zonas en las que éramos los únicos occidentales y disfrutando de sus gentes nada contaminadas, ponemos rumbo hacia la isla de Palawan. Es una de las islas más bonitas del archipiélago filipino pero excesivamente turística para nuestros gustos. Aún así disfrutaremos a lo grande.

Nuestro última mañana en Manila nos la tomamos de los más relajados. Desayunamos unos frostis con leche fría que teníamos en la neverita de la habitación, y tras preparar las mochilas bajamos a la piscina. Aprovechamos hasta la hora del check-out con unos refrescantes baños en otro día excesivamente caluroso.

Cogimos un taxi a la salida del hotel para que nos llevara hasta el aeropuerto. Al igual que el día anterior, el centro de Manila estaba desierto de coches. Costó 180 PHP más 45 por usar el Skywalk, un tramo de autopista. Eso va en la decisión del usuario. El taxista pregunta si se quiere coger pero recordando que lo paga el cliente. En días de mucho tráfico en teoría se adelanta bastante tiempo.

Mitglieder
Piscina del hotel
Mitglieder
Preparando los bocatas
Mitglieder
Abierta la veda
Mitglieder
Avión a Palawan
Mitglieder
Recogiendo las mochilas
Mitglieder
Llegada a Puerto Princesa
Mitglieder
Pequeño mochilero
Mitglieder
Van al hotel

Eran las 12:30 y todavía quedaban 3 horas para el embarque. Como todavía teníamos algo de comida y no nos iban a dejar meterla en el avión, sentados en una esquina de la terminal nos hicimos unos bocatas. Fuimos los precursores, ya que 10 minutos después se sentaron al lado un grupo de unas 20 filipinas a comer también.

Media hora antes de lo previsto comenzamos el embarque. El vuelo era con la compañía nacional principal Philippine Airlines. Nos había costado 14.000 PHP por los cuatro. Aunque el avión era enorme, el sitio entre los asientos era pequeñísimo. Había un palmo escaso medido de verdad. Le pedí a una azafata a ver si me podía cambiar de asiento porque era imposible sentarme con el hombre que tenía al lado, ya que tenía que meter las piernas por su asiento. Por suerte los de emergencia estaban libres y pude hacer el viaje un poco más confortable. Estaba claro que en este país se aprovechaban del tamaño de sus compatriotas para poder añadir más asientos al avión. Nos dieron un pequeño piscolabis consistente en un pastel de chocolate, té o café y agua o refrescos, para un vuelo que no duró ni 1 hora. El despegue lo realizamos 10 minutos antes de la hora programada. Algo que podría sorprender en Europa pero bastante habitual por estos lares. Estando en Camboya y Laos habíamos llegado a salir 30 minutos antes de la hora prevista.

Aterrizamos en el aeropuerto de Puerto Princesa en la isla de Palawan. Era de andar por casa. Estilo salón de una casa del hola 😉 Fuimos el único vuelo que había con lo que las maletas salieron rápidamente. Salimos al exterior a ver si estaba el transfer al hotel que habíamos reservado previamente, pero allí no había nadie. Aprovechando la espera, entré a cotillear precios en una agencia de viajes que había a la salida de la terminal. Dos días después teníamos que ir hasta Port Barton, así que les pregunté y por 600 PHP cada uno nos cogían en el hotel y nos dejaban en el pueblo. Regateando un poco conseguí que me lo dejaran en 2.000 por los cuatro. Parece una tontería pero es mejor decir el precio por todos ya que les suena a mucho dinero y muchas veces aceptan sin más. La mayoría coge la calculadora para hacer la división, pero aún así muchas veces cuela.

Mitglieder
Partido de basket
Mitglieder
Jardín del hotel
Mitglieder
La capilla
Mitglieder
El embarcadero
Mitglieder
El mercado
Mitglieder
Villa Saturnina
Mitglieder
Cena fresca
Mitglieder
Haciendo los deberes

Media hora después aparecía un joven desgarvado con un cartelito todo doblado y sucio con mi nombre. No parecía que ese fuese el trabajo que le apasionaba. Montamos en una van y 40 minutos después llegamos al hotel Villa Saturnina. Estaba alejado del centro, a unos 15 kilómetros, pero al lado del muelle de Santa Lourdes, donde se cogían los barcos para hacer la excursión a Bahía Honda, que la haríamos al día siguiente. El hotel nos costó 1.350 PHP la noche. Estaba metido en un jardín muy bonito. La habitación era grande con 2 camas, baño, tv y a/a. Le preguntamos a la dueña por un sitio para cenar y nos dijo que la mayoría estaban cerrados por Semana Santa, así que si queríamos se encargaba ella de la cena. Aceptamos encantados y nos fuimos a dar una vuelta hasta el muelle.

Esa zona era un pequeño pueblo situado alrededor de la carretera que llevaba hasta el embarcadero. Cómo no, tenía su campo de baloncesto y allí que estaban echando un partido de basket con una sudada increíble. En 10 minutos teníamos delante el mar. Por el camino nos cruzamos con nuestra casera que venía de comprar un fresco pescado en el “mercado” (4 maderas en un chiringuito, con unos cuantos peces expuestos y con bastante moscas revoloteando alrededor).

De vuelta en el hotel, estuvimos haciendo tiempo jugando unas cartas y sobre las 20:00 nos tocaron en la puerta para avisarnos que ya lo teníamos todo preparado. Había una tortilla para cada uno, arroz, una ensalada caliente en salsa y el enorme pez que por su pinta y sabor parecía bonito o atún. Nos pegamos una cena espectacular en un sitio muy genuino. Aunque yo le llamo hotel, bueno ellos le ponen el nombre, la mayoría de estos sitios son sus propias casas en donde han habilitado unos pequeños edificios contiguos para hacerlas de habitaciones. Y eso es lo que nos gusta a nosotros, la cercanía con los habitantes de los pueblos a donde vamos. También es cierto que hay que valer y no todo el mundo está dispuesto a ello, pero os puedo asegurar que es mucho más gratificante que la impersonalidad de un gran hotel.

Le dimos las gracias por tan maravillosa cena y quedamos a las 7:00 de la mañana para desayunar. Nos preguntó a ver que es lo que queríamos, pero viendo la deliciosa cena que nos había preparado, dejamos en su mano la elección.

Mitglieder
El comedor
Mitglieder
Los alrededores
Mitglieder
Comienza la excursión
Mitglieder
El Pto. de Sta Lourdes
Mitglieder
Islas para visitar
Mitglieder
Face off

Tocaba volver a madrugar. A las 6:30 sonaba el despertador y estábamos completamente dormidos. La noche había sido placentera pero se había hecho muy corta. A las 7:00 teníamos nuestro desayuno en la mesa. Una tortilla con 4 tostadas , mermelada, mantequilla y café.

Nos preparamos con los trajes de baño, los snorkels y la mochila con el pareo y caminamos hasta el muelle. Aunque la dueña del hotel nos había dicho que el meneo comenzaba sobre las 7:30, en cuanto llegamos estaba a rebosar de gente. Por primera vez desde nuestra llegada a Filipinas nos sentíamos unos auténticos turistas. Y esa sensación no se nos quitó durante el resto del día, sino que según fuimos descubriendo las islas se nos fue acrecentando. El 90% éramos occidentales y la gran mayoría no llegaban a la treintena.

Nuestra idea era hacer con un barco para nosotros solos unas cuantas islas, pero enseguida nos lo quitaron de la cabeza. Que si estaban muy lejos y no había nadie, que si alguna estaba cerrada 😯 , parece ser que allí las islas eran privadas, que si la abuela fuma, …… Total, que viendo que no íbamos a poder hacer lo que queríamos ya que lo tenían todo bien acotado para que fuésemos como ganado sin protestar, nos dejamos llevar.

Mientras estábamos rellenando los papeles necesarios para alquilar el barco se nos acercó una chica inglesa para ver si no nos importaba compartirlo para que así nos saliera más barato. Como no íbamos a poder hacer nuestra propia excursión, nos pareció bien, y el precio que era de 1.500 para 6 personas, lo compartimos entre nosotros 4 y ellos que eran 3. Hubo que pagar un suplemento de 220 PHP por el séptimo pasajero. Soltamos otros 150 PHP por persona menos Iker y Noa por tasas medioambientales. Y además cada isla que visitaríamos tenía un precio aparte. Como dije anteriormente, aquí las islas deben ser privadas y hay que pagar por acceder a ellas. La de Cowrie la pagamos allí mismo 75 PHP y la de Lulli y Starfish antes de bajarnos del barco, 60 y 50 PHP respectivamente.

Mitglieder
Starfish Island
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Lulli Island
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Mientras esperábamos a embarcar debajo de un toldo en el que nos colocábamos todos en fila, la situación nos parecía patética, estuvimos charlando con uno de los chicos que venía con nosotros. Era profesor de inglés en Camboya y como tenía un par de semanas de vacaciones se había escapado a Filipinas. Lo más sorprendente y de lo cuál nosotros ni nos habíamos enterado, fue cuando nos contó que la semana anterior había estado en la isla de Bohol (donde teníamos pensado haber ido pero que al final descartamos por falta de tiempo) y que los militares los habían sacado de allí porque había llegado un grupo armado de Abu Sayyaf, un movimiento separatista y yihadista, y temían que pudiera haber tiroteos o secuestros. A la noche, cuando tuvimos internet, miramos las noticias y era completamente cierto lo que nos había contado. 4 días antes 3 barcos habían ido con la intención de secuestrar a turistas, pero los militares actuaron y al final hubo 10 muertos. Según la noticia, la embajada de USA y Australia habían avisado a sus compatriotas para que andaran con cuidado porque había posibilidades de secuestros. Alucinamos pensando que podríamos haber estado allí con los críos.

Como la excursión en teoría era hasta las 17:00 y había leído que la comida era bastante mala, aproveché a comprar al lado del embarcadero 4 hamburguesas para llevar a 50 PHP cada una, agua por 45 y unas patatas por 100.

Por fin montamos en el barco y en la misma dirección que infinidad de ellos pusimos rumbo a Starfish Island. Era la más alejada de todas. Pagamos el impuesto antes de bajar y mientras todo el mundo se quedaba en el mismo sitio, nosotros nos fuimos hacia la parte derecha mirando el mar. No había casi nadie. Hicimos un poco de snorkel. Había bastantes peces y algún que otro coral, pero lo mejor fue la cantidad de estrellas de mar que había dispersas por el fondo. Llegué a contar más de 100. Pasamos alrededor de 1 hora. Sin duda fue el mejor sitio de la excursión.

Mitglieder
Fondo marino en Bahía Honda
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

La siguiente parada era Luli Island. Una pequeña isla con una lengua de arena que se adentraba en el mar y un par de txiringuitos para comer y tomar algo. También había un trampolín en medio del mar desde el que Iker y Noa se estuvieron tirando. En esta isla empezamos a desanimarnos con lo turístico que era todo y la cantidad de gente que había. Aunque lo peor era el estado en el que estaban muchos de ellos. Pasamos otra hora en esa isla.

De nuevo en el barco llegamos a la que sería la última parada de la excursión. Cowrie Island. Benidorm en pleno agosto tenía menos gente y era mucho menos turístico que lo que vimos allí. La isla era la más grande todas, pero también era en la que más gente había. Era el destino final de todas las embarcaciones y en donde había un sitio enorme con una comida buffet de bastante dudosa calidad para los grupos que venían con todo incluído. La cola era interminable. Por supuesto no faltaban las motos de agua, el banana boat, los paracaídas, ……. 🙁 Aunque podíamos estar hasta las 17:00 nos pusimos de acuerdo entre los del barco y quedamos en que nos vinieran a buscar a las 15:00, teníamos 3 horas más que suficientes por delante.

Nos pasamos el resto del día a remojo y en un chiringuito en el que nos tomamos un par de cervezas calientes por 70 PHP y dos refrescos por 50 cada uno. Cómo no, a Iker se le salían los ojos de las órbitas al ver las motos de agua, pero no podía montarse ya que era muy pequeño, en cambio en la banana sí y lógicamente quería hacerlo. Hasta fue él sólo a preguntar el precio. No nos quedó más remedio que aceptar y encantado de la vida estuvo 15 minutos surcando el mar montado en el hichable. Cuando terminó se le veía en la cara que se lo había pasado de maravilla. Noa que es un poco más cagueta no quiso hacerlo. El precio fueron 300 PHP.

Mitglieder
Cowrie Island
Mitglieder
Aguas cristalinas
Mitglieder
Banana boat
Mitglieder
Cabañas de masajes
Mitglieder
Palmeras de postal
Mitglieder
Vuelta al hotel
Mitglieder
Caracolas deliciosas
Mitglieder
Un día duro

Saturados de tanto sol y alguna cosa más, por fin dieron las 15:00, llegó el barco y pusimos fin a la excursión. Nos despedimos de nuestros compis y fuimos a degustar otras 4 ricas hamburguesas sentados en el muelle a la sombra mirando al mar. Volvimos a hotel y lo que iba a ser tumbarse para descansar un poco, se convirtió en 3 horas de siesta y porque nos obligamos a levantarnos que sino casi seguro que habríamos seguido hasta el día siguiente.

Le preguntamos a la señora a ver si era posible cenar pescado como la noche anterior y nos dijo que iba al mercado a ver. Esta vez cogió otro diferente pero con mucho más sabor. Además de acompañamiento, aparte del omnipresente arroz, nos puso unas caracolas en salsa que estaban deliciosas y que los críos chupaban como si no hubiera un mañana. Volvimos a la habitación y después de jugar unas cartas y hacer unos pocos deberes nos fuimos a dormir.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa

VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.