Organizamos tus viajes a Egipto

Asesoramiento técnico, cultural y legal para que puedas viajar a Egipto diferente y de forma independiente. Recorre todo Egipto con VIAJES IKERTANOA a través de los relatos de nuestros viajes, recopila toda la información que ofrecemos de todos los destinos que hemos visitado. Y si aún así no tienes suficiente, cuéntanos en qué te podemos ayudar antes, durante y después de realizar tus viajes.

Podemos organizarte un viaje a Egipto completo totalmente personalizado, pensado sólo para ti en función de tus gustos, necesidades, tiempo disponible y presupuesto.


Aparición oficial del rey de Egipto [Neferkheperura-Uaenra] y de la gran esposa real [Nefernefruaton-Nefertiti] - ¡que viva por siempre jamás! -, sobre la gran silla portátil de electro, para recibir los productos de Kharu, de Kush, del oeste y del este. Todas las tierras extranjeras están reunidas en una sola vez. Las islas de en medio del mar presentan los productos al rey, (quien está) sobre el gran trono de Akhetaton para recibir la contribución de todas las tierras extranjeras, y para otorgarles el aliento de vida.

Presentación del tributo de los países extranjeros, Tumba de Huya, Amarna

Huya ostentaba los títulos de Supervisor del Harén real, Supervisor del Doble Tesoro y Mayordomo en la casa de la reina Tiy

LA TUMBA DE HUYA EN AMARNA

Una guía completa de la Tumba de Huya en Amarna con el objetivo de que la uses en tus viajes a Egipto. Te ofrecemos asesoramiento técnico, cultural y legal en tus viajes a Amarna para visitar con seguridad y tranquilidad las tumbas norte de este enclave arqueológico.

LA TUMBA DE HUYA EN AMARNA

DESCRIPCIÓN COMPLETA DE LA TUMBA DE HUYA

Las tumbas norte de Amarna en Google Earth, guía para tus viajes al Egipto Medio con Viajes Ikertanoa.

TÍTULOS Y EPÍTETOS DE HUYA

A. TÍTULOS

  • Supervisor del Harén real en la casa de la reina Tiy.
  • Supervisor del Doble Tesoro de la gran esposa real Tiy.
  • Mayordomo en la casa de la gran esposa real Tiy.

B. EPÍTETOS

  • Favorito del Señor de las Dos Tierras.
  • Seguidor de los pies del Señor de las Dos Tierras.

ARQUITECTURA Y DATACIÓN DE LA TUMBA DE HUYA

La tumba de Huya se encuentra dentro del primer grupo de las tumbas de la zona norte de Amarna, en el lado noreste de la planicie del desierto, en la colina que alcanza unos 85 metros de altura y junto a la de Meryra (II).

Son dos los elementos que nos proporcionan la posibilidad de datar esta tumba. Por una parte, aparecen representadas cuatro hijas de Akhenaton y Nefertiti, lo que nos permite datar la tumba de Huya en los años 12 y 13 del reinado de Akhenaton y, por otra parte, el hecho histórico recogido en la pared norte cual es la recepción de las embajadas de los países extranjeros en el año 12 del reinado de Akhenaton, motivo que se representa también en la tumba de Meryra (II) continuando la escena que aquí muestra la primera parte de la acción.

La fachada de la tumba, al igual que la de Meryra (II), se encuentra cavada en la roca sin cornisa superior que la proteja dado que se excavó prácticamente al ras del montículo, bastante bajo en esta zona, sufriendo tales desperfectos que en la actualidad no queda rastro alguno de su posible decoración y de lo que, a principios del siglo XX, Davies se hace eco, pues para entonces ya no había señales de decoración alguna.

Tras la puerta de entrada un pequeño pasillo nos conduce a la sala principal sostenida en su origen por dos columnas, de las cuales tan sólo queda una intacta. El techo es arquitrabado paralelamente al eje de la tumba, en sus laterales, que es precisamente en donde es soportado por estas columnas de tipo papiriforme cerrado y cuyo fuste se compone de ocho tallos de papiro. El techo es más alto y semi-arqueado la parte carente de arquitrabe coincidente con el eje principal de la tumba. El suelo originalmente parece que estaba cubierto con un pavimento de yeso rojo.

Otro pequeño pasillo nos conduce a la sala transversal, la cual se encuentra en estado de inacabada. De nuevo vemos en el techo dos arquitrabes, esta vez sin columnas. En el extremo oriental un banco de piedra en donde se abre la boca del pozo que conduce a la cámara funeraria, pozo de 10,2 metros de profundidad. En el extremo occidental, otro banco de piedra sin señales de haberse comenzado a abrir un pozo para enterramiento.

Siguiendo el eje principal, un portal da paso a la capilla: tan sólo esta tumba y la de Panehsy tienen acabada y decorada la capilla. Al fondo de la misma, la estatua sedente del difunto muy deteriorada, habiendo perdido el rostro en su totalidad.

DECORACIÓN DE LA TUMBA DE HUYA

A. FACHADA

Como hemos referido más arriba, no queda huella alguna de la posible decoración original.

B. ENTRADA A LA SALA PRINCIPAL EXTERIOR

Como veremos en todo el resto de las tumbas de la zona norte, en ambas jambas es representado el difunto mirando hacia la puerta, frente a unas hileras de inscripciones jeroglíficas que componen himnos al Aton o plegarias junto con los títulos del propietario de la tumba.

Resulta importante especialmente la posición de mirar hacia el exterior ya que, en las jambas del portal de entrada a la capilla, tanto en ésta como en la de Panehsy, la figura del fallecido no mira hacia el exterior, hacia el sol que sale o se pone en el horizonte, sino hacia el interior de la capilla como consecuencia de las concepciones religiosas funerarias que proceden de los primeros tiempos de la historia del antiguo Egipto. Y es de gran interés precisamente porque muestra cómo las concepciones religiosas del monarca quizá eran entendidas de distinta manera incluso entre sus oficiales, costándoles excesivo esfuerzo olvidarse de las ideas tradicionales relacionadas con el Más Allá y con la vida eterna.

En la tumba de Huya, en la jamba izquierda está representado Huya con el típico vestido de la época, y que vestirá en todas las ocasiones en que se le muestra orando, calzando unas sandalias. El texto, al igual que el de la jamba derecha, son dos himnos al Aton. En la jamba derecha se aprecian más detalles de los ornamentos de Huya, en concreto los collares formados por cuatro hilos de cuentas de oro, que muestra alrededor de su cuello y el cono de perfume.

C. SALA EXTERIOR

La decoración de la tumba es excepcional y una de las más bellas de las tumbas norte, sin embargo el estado de conservación no es demasiado bueno, especialmente en las zonas inferiores de las paredes. Por ejemplo, la pared sur se encuentra bastante deteriorada, aunque las escenas puedan ser perfectamente reconstruidas ya que constan de prácticamente todos los elementos necesarios para ello. El muro oriental, excepto en su parte inferior, las figuras de Akhenaton y Nefertiti y algún que otro desconchado, se encuentra en bastantes buenas condiciones y conserva gran parte de su policromía original. Del muro norte, apenas queda nada. La pared occidental, una de las de mayor importancia por el dato histórico que proporciona, puede reconstruirse prácticamente en su totalidad a no ser en su parte inferior de lo que no se ha salvado absolutamente nada.

Los arquitrabes de esta sala, carecen de inscripciones, pero se los ha pintado con motivos geométricos, al igual que lo estaba el techo. Por otro lado, la columna conserva aún parte de su policromía original. Asimismo, las escenas están enmarcadas por unas líneas pintadas en azul intercalándose entre ellas otra línea de color rojo.

Todos los muros de la sala están decorados con las siguientes escenas:

  • Muro sur.- Lado oriental: Banquete real. Lado occidental: Fiesta con la reina Tiy.
  • Muro oriental: Visita de la reina Tiy a uno de los Templos de Amarna.
  • Muro norte, lado oriental: Primera recompensa de Meryra y deberes de su cargo. Lado occidental: Segunda recompensa de Meryra y deberes de su cargo.
  • Muro occidental: Presentación del tributo de los países extranjeros en el año 12 del reinado de Akhenaton.

C1. Muro Sur

Va a ser esta la primera ocasión en que hace su aparición la madre del rey, la reina Tiy. Como vemos, toda la decoración de la tumba gira alrededor de este acontecimiento, la vista de Tiy a Amarna, a excepción de la recepción del tributo de los países extranjeros. La verdad es que se desconoce si Tiy llegó a Amarna con la idea de quedarse durante un largo período o si su visita fue más bien corta, pero lo que sí se puede asegurar es que tanto Akhenaton como Nefertiti, y especialmente el primero, tenía que sentirse satisfecho por esta visita por suponer un reconocimiento a sus actos por parte de la reina madre; por otra parte, Huya, era uno de los grandes oficiales de la reina Tiy, por lo que la satisfacción tendría que ser idéntica a la que sentía Akhenaton por otras causas, dado que entre su Señora y su rey reinaba la armonía. Davies refiere que la frase “una casa de Tiy” se menciona en un fragmento y que hay un cartucho de ella en una cantera de la que probablemente se extrajese la piedra para su casa.

Las dos escenas que vamos a explicar a continuación tienen una característica común: la búsqueda de la simetría, aún habiendo tenido en cuenta la compensación de volúmenes en ambos planos, provoca la aparición de grandes espacios en blanco dentro de la composición a la que no nos tiene acostumbrado el arte egipcio.

No pudiendo disponer la representación de un dios antropomorfo, el eje central de la escena siempre se encuentra en el disco solar, en el Aton desplegando sus rayos, o sus cartuchos si él no está presente. El problema aparece cuando la escena en su totalidad está presidida por el Aton como es el caso que nos ocupa, provocando mayores problemas el hecho de que las personas a representar en cada parte del eje no coincidan en número o tamaño. Veamos pues cómo el artista intenta solucionar el problema.

Contamos con dos figuras de gran tamaño que son Akhenaton y Nefertiti, frente a ellos se sienta la reina Tiy, tan sólo una persona. Al lado de Akhenaton y su esposa se sientan dos niñas, al lado de Tiy sólo una. Para compensar esta diferencia de volúmenes y conseguir una simetría cuasi-perfecta se utilizan las mesas de comida: adelantando hacia Akhenaton la que le corresponde, ya tenemos un grupo compacto en la parte izquierda del eje y un grupo más homogéneo en relación con el anterior, en la parte derecha del eje. Sin embargo tenemos todavía un espacio muy vacío entre el rey y su madre, es por eso que aparecen aquí las figuras de un sirviente y de Huya atendiendo a su Señora. Sobre estas figuras queda un espacio sin cubrir que no daría problemas si estuviese ocupado por la cabeza de un segundo acompañante de la reina Tiy, pero a falta de él, se coloca una pequeña repisa con unos recipientes y dos pequeñas lámparas encendidas. Aunque la composición simétrica está bastante lograda, parece a simple vista un tanto forzada y, aún así no conseguida pues continúa existiendo un vacío entre ambos.

Exactamente igual ocurre en la escena de la pared suroccidental, con la diferencia de que en este caso al carecer de las grandes mesas de comida, sustituidas por otras diminutas, y de los rayos del Aton, el vacío existente entre madre e hijo resulta aún más patente. Lo curioso es que, si nos fijamos, la composición es prácticamente idéntica con la salvedad de la ordenación de las figuras, de manera que la reina Tiy ahora se encuentra en la parte izquierda del eje. Quizá para hallar la simetría adecuada habría que conjugar estas dos escenas principales y verlas como un todo. Si así lo considerásemos, la composición lograda gozaría de una simetría perfecta.

C.1.1. Parte oriental. Escena principal: Banquete real.

A la izquierda están las figuras de Akhenaton y Nefertiti sentados en unas sillas de respaldo alto y cuyas patas acaban en garras de león. De la figura de Nefertiti apenas queda nada visible salvo parte de la indumentaria; un vestido, un ancho collar y los brazos adornados con brazaletes, mientras en la cabeza lleva un simple tocado con un ureus. De la figura de Akhenaton no queda huella alguna de su rostro, pero se puede ver que el tocado también es bastante simple. Junto a Nefertiti están sentadas las princesas Meritaton, a la izquierda, y otra cuyo nombre se ha perdido. Frente a la familia real se encuentra Tiy sentada en otra de esas mismas sillas; al igual que sus anfitriones apoya sus pies en un escabel. La peluca de Tiy, con un doble ureus frontal, es coronada por las dos plumas y el disco solar, del que sale otro doble ureus, y flanqueados por los cuernos. A su lado está también sentada la hija de Tiy, Baketaton, hermana de Akhenaton, de quien Tiy parece coger algo con su mano izquierda. Las sillas de las tres princesas son réplicas exactas de las de sus respectivos padres. Entre ellos, varias mesas de comida y tinajas conteniendo la bebida. Todos ellos están comiendo a excepción de Tiy que no parece estar llevándose nada a la boca; Akhenaton, un gran hueso de carne; Nefertiti, un ganso. Entre ambos dignatarios se encuentra representado Huya.

Por encima de ellos el Aton, el disco solar desplegando sus rayos terminados en manos sobre los tres personajes principales y las mesas de comida, otorgando el símbolo de la vida a los rostros de aquéllos.

Las subescenas tienen lugar en dos registros inferiores. En el inmediatamente inferior aparecen representados dos grupos de guardias en ambos extremos. En el centro, unos sirvientes prueban la comida que servirán a la familia real; en este grupo parece que se encuentra Huya probando de nuevo los alimentos antes de llevarlos a sus señores. También nos muestran un grupo de músicos femeninos, la primera de ellas tocando un arpa.

En el segundo registro, unos sirvientes tienen preparada la comida y la bebida, mientras que otros la prueban al igual que los del registro superior. Tras ellos, un grupo de músicos masculinos, cuya indumentaria y cráneos alargados en su parte superior nos indica que son extranjeros, con probabilidad de ser su procedencia sirio-palestina. Los instrumentos que portan son también extranjeros, tocando el primero una especie de arpa de exageradas dimensiones.

La escena ha terminado y el encuadre de la misma, que hemos comentado más arriba, separa ésta de otra de tipo rural de la que apenas queda nada. En toda la tumba existían estas escenas inferiores de la vida en el campo, pero ahora la mayoría se han perdido. En este caso se ha representado una escena de la cosecha .

C.1.2. Parte occidental. Escena principal: Fiesta con la reina Tiy.

La disposición es exactamente la misma, como decíamos, que en la escena anterior, aunque en este caso, a la izquierda se encuentran Tiy, bebiendo de un cuenco y Baketaton, esta última de pie ante una pequeña mesa con comida, y a la derecha Akhenaton y Nefertiti, también ambos bebiendo, aunque Akhenaton lo hace de una copa, junto con dos de las princesas20 : Anjesenpaaton sobre el escabel en el que apoya los pies su madre y echada sobre sus rodillas, es la única niña que bebe como sus padres, y posiblemente Meketaton, al lado de su madre frente a una mesa con comida, de la que coge uno de sus frutos. Entre Akhenaton y Tiy vuelve a ser representado Huya, en esta ocasión supervisando la atención de los sirvientes al rey. Sobre todos ellos, los cartuchos del Aton junto a los del rey.

En el registro inferior ocurre exactamente lo mismo que en la pared suroriental: guardia y sirvientes probando la comida ante un Huya supervisor. Músicos femeninos y masculinos extranjeros con semejantes instrumentos que los descritos más arriba. Las lámparas que ahora se representan son de mayor tamaño que en la -escena anterior, quizá precisamente porque ahora ya se ha puesto el sol; las lámparas son seis distribuidas de la siguiente forma: tres en la esquina izquierda, una detrás del grupo superior de sirvientes, y dos más en el extremo inferior derecho junto a la comida y bebida almacenada.

Las escenas agrícolas inferiores han desaparecido en su totalidad, teniendo que contentarnos con un pequeño bosquejo que realizó Davies.

C2. Muro oriental: Visita de la reina Tiy a uno de los Templos de Amarna.

De nuevo, la reina madre como motivo esencial de la decoración de esta tumba. El rey lleva de visita a su madre Tiy para que conozca lo que Spencer (1984 ,260-268) ha denominado como “Shut Ra”, o Capilla de Ra, y Davies como “Su Sombra del Sol”, un término para un altar solar que se erige dentro de un patio abierto al sol o a todo el templo solar en su conjunto, traduciendo de las inscripciones de la pared. En opinión de Kemp (1992, 317) nos encontramos ante uno de los santuarios que se dedicaban a las mujeres de la familia real, erigidos fuera de la ciudad.

Una aproximación esquemática al edificio resulta imprescindible para conocer el lugar en donde se desenvuelve la acción principal. En el extremo derecho podemos ver el pilono de acceso al templo, de menor tamaño que los otros dos que le siguen. El grupo que describiremos en primer lugar se encuentra en el primer patio abierto del mismo. Frente a ellos un segundo pilono por el que se accede a lo que parece ser una sala peristila; y un tercer pilono que conduce al santuario. Los pilonos, a excepción del primero que ha perdido su color original, están pintados de amarillo-oro.

En el patio abierto del templo, el centro de la composición está formado por Akhenaton y su madre, la reina Tiy. Ambos son mostrados, frente al segundo pilono, cogidos de la mano y sobre ellos el disco solar con el ureus que lanza sus rayos sobre la pareja. Aunque Davies no haya recogido en su lámina VIII el ankh que llega de la mano del rayo del Aton al rostro de Akhenaton, “in situ” puede verse perfectamente. Por delante de ellos, con sus espaldas encorvadas están dos oficiales: el más próximo a la pareja es Huya y el primero de ellos, aun vistiendo a la manera egipcia se le ha tomado siempre como un extranjero con una especial relación con la familia real. Es de notar el adorno-venda que muestra en su pierna derecha. Tanto el busto como las cabezas y cartuchos de las figuras principales se encuentran totalmente destrozados, aunque es más o menos fácil adivinar su contorno.

El rey y la reina madre se hacen acompañar de una comitiva numerosa compuesta por oficiales, guardia, porta-abanicos e incluso escribas. Detrás de la pareja, dentro del patio del templo está representada parte de esa comitiva: primero en la parte superior, porta-abanicos y otra serie de oficiales. En la parte inferior y a la altura de las piernas de Tiy, está representada su hija Baketaton que lleva una ofrenda floral en sus brazos, seguida de dos niñeras y unos guardias, Tras todos ellos, a lo largo del pilono están dispuestos en actitud reverencial otros cuatro oficiales que guardan la salida del templo.

De los dos registros inmediatamente inferiores, cabe destacar los tres carros reales y el corneta del extremo izquierdo.

Continuando con la escena principal, tras el segundo pilono nos encontramos con el patio peristilo. Las columnas con el techado podemos verlas en la parte superior e inferior de la composición. Entre las columnas papiriformes cerradas hay intercaladas dos estatuas representando a Akhenaton y a la reina Tiy, y a Amenhotep III y a la reina Tiy; la diferenciación que se hace entre ambos es debido al tocado que muestran las distintas estatuas: Akhenaton con el kheperesh o tocado azul, y Amenhotep III con un tocado más simple y el ureus. Aunque las estatuas se representan con una única base, lo más probables es que fuesen esculturas individuales, no un grupo escultórico.

En el centro del patio, el altar rodeado de graffiti realizados por antiguos visitantes griegos. Unas escaleras alcanzan el santuario, que podemos ver rodeado de ofrendas.

Pasando el segundo pilono llegamos al santuario, protegido por el disco solar e inundado por sus rayos; los cartuchos con el nombre del Aton han sido totalmente borrados. Entre las columnas, al igual que en el patio abierto sigue habiendo intercaladas estatuas distintas estatuas. Todo el santuario está repleto de puertas que dan acceso a las capillas correspondientes, cada una con una o varias mesas de ofrendas.

En el último registro de la escena principal están representados ocho grupos de personas divididos por una línea de inscripciones jeroglíficas. A la cabeza de esos grupos está Huya, de tamaño superior al resto de lo que parecen ser varias clases de sirvientes. Las inscripciones son todas similares haciendo referencia a sus nombramientos, y muy parecida a ésta:

“El nombramiento del Supervisor del Harén Real, Huya,...”.

Las inscripciones que hay sobre cada grupo aclaman al rey o a la reina.

Como escena independiente, al igual que en el muro norte se recogían unas escenas agrícolas en el friso inferior, aquí las escenas corresponden a la caza de aves y pesca, pero apenas pueden verse.

C3. Muro norte:

C.3.2. Parte oriental: Primera recompensa de Huya y deberes de su cargo.

En la pared se representan dos escenas: la principal en la que Huya es condecorado con los collares dobles de oro por parte de Akhenaton y Nefertiti, desde la ventana de las apariciones; y el esquema del taller de los escultores y artesanos de palacio, en el que es representado Huya en el ejercicio de una de las funciones de su cargo.

El estado actual de conservación es nefasto, faltando prácticamente el cuerpo entero del rey y su esposa que se asoman a la ventana para recompensar a Huya, salvo sus brazos y poco más. De la propia ventana todavía se reconocen las columnas que soportan el techado y la decoración del lateral a modo de collar de oro de gigantescas dimensiones.

En el exterior de la ventana, a la derecha están las princesas Meritaton y Meketaton, y bajo ellas sus niñeras. A la izquierda, dos grupos de oficiales y bajo la ventana, recogiendo los collares que lanza Akhenaton, se encuentra Huya.

El registro inferior está dedicado a otra serie de oficiales, cuatro en concreto, y, aunque se haya perdido, resulta normal pensar que los dos sirvientes de la izquierda están atendiendo a los caballos que tiran del carro real.

Inmediatamente después de este registro, Huya se encuentra supervisando los trabajos que se llevan a cabo en el taller de los artesanos y escultores de palacio. A la derecha, en un recuadro está uno de los escultores trabajando en una estatua de Baketaton. Precisamente por esta representación conocemos el nombre de otro de los jefes de escultores de Amarna: Auti (Iuti).

C.3.2. Parte occidental: Segunda recompensa de Huya y deberes de su cargo.

La escena de condecoración de Huya en la ventana de las apariciones es exactamente igual que la precedente con la salvedad de que ahora se especifica el motivo de la recompensa, cual es su nombramiento en la mayoría de los cargos, aunque más que un nombramiento se trate de una confirmación del mismo.

En la parte inferior, se ve de nuevo a Huya en el ejercicio de su cargo. Como Mayordomo pesa, valora y hace recuento de los bienes de palacio, incluyendo un collar de oro. Los escribas anotan los resultados.

C4. Muro occidental: Presentación del tributo de los países extranjeros en el año 12 del reinado de Akhenaton.

La escena, inevitablemente, tiene que ser relacionada desde el principio con la que veremos en la tumba de Meryra (II). En esta de Huya se representa justo el momento antes de que tenga lugar la audiencia real en la que embajadores de países extranjeros harán entrega a Akhenaton y a Nefertiti de los productos de sus países, ya sea a manera de tributo, como medio de comercio o de presente. Akhenaton y Nefertiti salen del palacio y son transportados en una silla de manos hasta un baldaquín, en donde les esperan varias hileras de embajadores, prisioneros, esclavos y numerosos productos de cada región. Pero aquí se acaba la escena, dejando pendiente el momento en que la pareja real se sienta en el baldaquín.

Es en la tumba de Meryra (II) en donde Akhenaton y Nefertiti ya están sentados, recibiendo los presentes de los dignatarios extranjeros. Incluso las sillas de manos en las que han sido transportados están representadas bajo el baldaquín.

La acción comienza a desarrollarse en la esquina más al sur del muro, con una inscripción en la parte superior junto a los cartuchos del Aton que explica el hecho conmemorado (Galán, 2002, 200-201):

“Año 12, segundo mes de las estación Peret, día 8.
Viva el augusto padre “Sol viviente, [Gobernante de ambos horizontes, Quien se alegra en el horizonte]”, en su nombre de “Ra [que has regresado como Aton”] - ¡que se le conceda vida por siempre jamás!.
Aparición oficial del rey de Egipto [Neferkheperura-Uaenra] y de la gran esposa real [Nefernefruaton-Nefertiti] - ¡que viva por siempre jamás! -, sobre la gran silla portátil de electro, para recibir los productos de Kharu, de Kush, del oeste y del este. Todas las tierras extranjeras están reunidas en una sola vez. Las islas de en medio del mar presentan los productos al rey, (quien está) sobre el gran trono de Akhetaton para recibir la contribución de todas las tierras extranjeras, y para otorgarles el aliento de vida".

En la izquierda, arriba, está esquematizada en alzado la Casa del rey de donde salen los reyes, incluyendo la ventana de las apariciones. Las figuras de mayor tamaño de toda la escena y el centro de la misma es la pareja real, muy dañada en torso y rostros. El monarca y su esposa son trasladados al lugar en donde se celebrará la recepción en una silla de manos hecha de un material excepcionalmente precioso como lo era el electro. Los laterales de las sillas tienen adosado un león caminando, mientras que los reposabrazos están decorados con una esfinge tocada con la doble corona. Dos grupos de hombres, uno delante y otro detrás, transportan las sillas sobre sus hombros; de los que componen el grupo, seis son porta-abanicos que acercan sus abanicos a los rayos del sol para conseguir dar sombra a Akhenaton y Nefertiti. Por detrás de ellos continúa la comitiva con tres de las hijas de la pareja: Meritaton, Meketaton y Ankhesenpaaton, y sus niñeras. Delante de las sillas, uno de los militares actúa a la manera de un sacerdote incensando.

Numerosos militares abren camino a la familia real repartidos en dos registros inferiores, entre los que pueden diferenciarse varios guerreros del desierto, reconocibles por su espadas de hoja curva y las plumas de sus cabezas. En medio de todos ellos se encuentra el propio Huya.

Ya casi llegando al baldaquín junto a la derecha del cual están esperando los emisarios, la comitiva real llega a juntarse con aquéllos que portan los productos procedentes de estos países extranjeros. Así, vemos seguido los tres caballos reales y posteriormente: en el primer registro, sirio-palestinos llevando unos carros a hombros; en el segundo registro, cuatro hombres con lingotes de oro; en el tercer registro, tres hombres llevan sobre unas fuentes distintos recipientes como ánforas y copas. En el registro inferior un grupo de nubios incluidos prisioneros que son llevados maniatados y asidos de una cuerda por el cuello. Más nubios se acercan con numerosos aros de oro, que son transportados colgados de una barra llevando ésta al hombro entre dos personas, y varios animales entre los que hay dos pequeños monos.

A continuación, el centro de la escena está dominado por el baldaquín al que se acercan Akhenaton y Nefertiti. El baldaquín y varios altares con ofrendas están bañados por los rayos del Aton que encabeza la composición. Aquél está decorado en el techo con ureus y a los laterales, abiertos, se puede acceder por cuatro escalinatas dibujadas a cada lado. A su derecha, cinco registros con los emisarios del norte y dos registros más arriba con una muestra de los bienes que han traído.

De esta forma todos los países extranjeros de todos los puntos cardinales muestran su respeto al rey: Kush, del Sur, Siria, del Norte y los países del este y del oeste.

C5. Portal de acceso a la sala transversal.

Las jambas exteriores están cubiertas por alabanzas y cartuchos. La jamba izquierda contiene las alabanzas al rey, a la reina y al Aton, mientras que lo novedoso es que la derecha contiene las mismas alabanzas pero a Akhenaton, Amenhotep III y la reina Tiy. Se recoge así, por tanto, la familia de Akhenaton al completo, la nuclear formada por su esposa e hijas, y sus progenitores junto con su hermana pequeña.

En el dintel se escenifica esta exaltación de la familia. Dividido en dos mitades, a la izquierda está representada la familia nuclear de Akhenaton: el rey y la reina a la derecha bajo los rayos del Aton y, enfrente de ellos, de pie, cuatro de sus hijas, Meritaton, Meketaton, Ankhesenpaaton y Neferneferuaton (de derecha a izquierda). A la derecha, los padres de Akhenaton y su hermana: Amenhotep III sentado a la izquierda y frente a él la reina Tiy con Baketaton de pie sobre el escabel y apoyada en sus rodillas; el centro de la escena está dominado por el Aton que despliega sus rayos sobre el conjunto familiar, dejando aparte a un grupo de sirvientes que se hallan tras la silla de Tiy.

En la parte inferior de las jambas exteriores está Huya arrodillado en actitud de adoración frente a los textos más arriba referidos.

Las caras interiores de las jambas de este portal también están decorados y su estado de conservación es bastante bueno. Huya es representado exactamente igual que en las jambas laterales de la puerta de entrada a la tumba, con semejante vestimenta, peluca, collares y cono de perfume, mirando hacia la puerta de entrada, hacia el sol, y frente a él unas hileras de jeroglíficos conteniendo una serie de plegarias y adoraciones.

D. SALA INTERIOR

La sala transversal está inacabada y sin decorar.

E. CAPILLA

E.1. Portal de la capilla

Ya desde esta misma puerta comenzamos a vislumbrar la preocupación de los particulares, aun siendo altos oficiales, por todo lo relacionado con las concepciones religiosas anteriores, especialmente en lo que se refiere al Más Allá, aunque al menos en el exterior de la capilla se mezclen con nuevos elementos.

El portal está pintado de un color rojo-vino, quizá para semejar el granito. Las caras exteriores de las jambas están inscritas con jeroglíficos, plegarias a Akhenaton, Nefertiti, Tiy y al Aton. En la parte inferior, al igual que en el portal de entrada a la sala transversal, está Huya representado de rodillas y en actitud de adoración.

El dintel tiene una decoración típica de las fachadas de los edificios de mayor relevancia desde el Dinástico Temprano, a la que se le han añadido elementos novedosos como los ureus. Bajo el dintel y semejando las convencionales estelas de falsa puerta, una estera enrollada.

En las caras laterales de las jambas, una novedad que ya adelantábamos “supra”: Bajo unas fórmulas de ofrendas, está Huya, en pie, pero en lugar de mostrarse en actitud de adoración, lleva en sus manos un bastón de mando. La indumentaria es idéntica a la que ya hemos visto anteriormente. La otra novedad en cuanto a estas tumbas, es que la figura de Huya está mirando hacia el interior de la capilla y no hacia la puesta o la salida del sol, el mundo subterráneo, los dioses ctónicos y lunares, siguen existiendo.

Otra novedad en estas tumbas de Amarna son las escenas clásicas que describimos a continuación: el banquete funerario y las ofrendas, las plañideras y la familia llorando a la momia del difunto, la procesión funeraria y la representación de la familia del fallecido.

E.2. Muro Norte

En la parte oriental (derecha), la esposa de Huya, llamada Tuy está de rodillas en actitud de adoración, de la misma manera que lo está su hermana en el lado occidental, llamada Uen-her.

E.3. Muro oriental

La figura central de la escena es el cuerpo momificado de Huya, situada en el centro superior. Detrás de él, dos registros con cuatro plañideras; las mujeres del registro superior probablemente sean su esposa y su hermana antes representadas. Frente al cuerpo momificado de Huya hay una gran cantidad de ofrendas, seguido de sacerdotes y plañideras masculinos.

En los dos últimos registros inferiores, varios bueyes a sacrificar y más plañideras

E.4. Muro occidental

Dividido en cuatro registros al estilo más tradicional, el muro occidental está ocupado por la representación de la procesión funeraria en el que participan numerosas plañideras, mientras otros personajes transportan los bienes que formarán parte del equipamiento funerario.

E.6.- Estatua del difunto

El resto del equipo funerario está representado alrededor de la estatua del difunto, muy mutilada. Entre los bienes todavía son reconocibles: un carro, una cama, cofre y vasos canopos, sillas y sandalias.

Bibliografía

Davies, N. de G. (1905): The Rock Tombs of el Amarna, Part III: The Tombs of Huya and Ahmes, London.

Galán, J.M. (2002): El Imperio egipcio. Inscripciones, ca. 1550 – 1300 a.C., Barcelona.

Kemp, B. J. (1992): El Antiguo Egipto. Anatomía de una Civilización, Barcelona.

Spencer, P. A. (1984): The Egyptian Temple. A Lexicographical Study, London.

© Artículo: M. Teresa Soria Trastoy - Agosto 2003.
Artículo autorizado para estar publicado única y exclusivamente en este website de Viajes Ikertanoa.

Recomendación:
Actualizaciones, nuevas interpretaciones, trabajos arqueológicos y publicaciones en: amarnaproject.com.

FOTOGRAFÍAS DE LA TUMBA DE HUYA EN AMARNA

ESTAS SON ALGUNAS DE LAS FOTOS DE LA TUMBA DE HUYA HECHAS EN NUESTROS VIAJES

plano-de-la-tumba-de-huya-en-amarna-img
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte001
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte002
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte003
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte005
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte004
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte006
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte007
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte008
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte011
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte009
tumba-de-huya-amarna-tumbas-norte010

VIAJES AL EGIPTO MEDIO CON VIAJES IKERTANOA

NUESTRA ORGANIZACIÓN, ASESORAMIENTO Y NUESTROS VIAJES A EGIPTO RECOMENDADOS POR LA PRESTIGIOSA REVISTA DE VIAJES CONDÉ NAST TRAVELER

LAS TUMBAS NORTE DE AMARNA EN EL MAPA

PARA QUE PUEDAS LOCALIZARLAS POR TI MISMO CUANDO VIAJES A AMARNA

 

¿Quieres conocer el mundo
como nunca habías imaginado?

separator-ikertanoa-ninios-en-playa-surf
NO ESPERES MÁS