Ampana, Sulawesi.

Tentena y Danau Poso, Sulawesi.
9 abril, 2019
Islas Togean, Sulawesi (Parte 1)
17 mayo, 2019
Mostrar todo

Ampana, Sulawesi.

Ampana iba a ser la población en la que nos íbamos a relajar un par de días después de los largos recorridos efectuados por el centro de la isla. Allí prepararíamos nuestro asalto al que iba a ser el punto álgido de este viaje, las islas Togean.

Como lo único que teníamos por delante era un largo día de carretera y el transporte lo teníamos a la puerta de nuestro hotel, nos levantamos sin prisa. Desayunamos en el precioso restaurante al aire libre, cerca del lago, mientras el sol comenzaba a calentar. Charlamos con una pareja española que había estado unos días antes en las islas Togean y sobre las 9:30 nos montábamos en el coche que nos llevaría hasta Ampana. Puede parecer muy madrugador, pero con lo pronto que amanecía por esos lares y sin nada que tapase las ventanas al completo, era un logro estar despierto más allá de las 8:00 de la mañana.

La carretera hasta Poso, al principio estuvo llena de muchas curvas, el resto fue bastante agradable y los últimos 15 kilómetros hasta Ampana fueron también de mareo continuo. Aunque en general, para los estándares indonesios en zonas no muy turísticas, la calidad fue inmejorable. Hasta Poso tardamos 1hora y media y desde allí hasta Ampana fueron 5 largas horas. Lo positivo como siempre, por buscar esa parte en unos recorridos tan largos, fueron los kilómetros de increíbles paisajes que se quedaban incrutados en nuestras retinas para siempre. Bueno y también en las cientos de fotos que tirábamos a cada momento… 😉

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Al llegar, nos acercamos hasta un hotel que lo ponían bastante bien, Marina cottage. Esas dos noches queríamos un buen descanso, ya que en las islas los alojamientos iban a ser sencillas cabañas con un colchón, una mosquitera y poco más. Pero no tuvimos suerte y estaba todo completo. Pero esa «mala suerte», nos ayudó a encontrar otro, Hotel Lawaka, que era completamente nuevo y muchas cosas todavía estaban a medio construir. Sin duda fue un gran acierto. Habitación enorme, con 2 grandes camas, baño completo precioso, minibar, una terraza muy chula, aire acondicionado y desayuno incluído. El precio no era barato, pero merecía la pena. 500.000 R. la noche. El aire acondicionado además nos íba a venir de lujo, ya que por primera vez desde que habíamos pisado la isla, empezamos a sentir ese calor pegajoso y con gran humedad tan característico del sudeste asiático.

Una vez instalados, me acerqué hasta recepción para informame sobre como llegar hasta nuestro siguiente destino, las islas Togean. La chica llamó al puerto y le dijeron que los dos barcos rápidos que cubrían el trayecto estaban averiados y que por lo tanto el único medio disponible era el ferry público que tardaba 5 horas contra la hora y media de los otros dos. Como me resultó un poco raro todo eso, decidí ir dando un paseo hasta el puerto que estaba a unos 3 kilómetros del hotel, mientras el resto de la family se relajaba en el fresquito de la habitación. Por el camino que hice pegado a la playa, saludé, reí, dije mi nombre y me saqué tantas fotos, que sería imposible de enumerar. Era un pueblo de paso y la poca gente que llegaba hasta allí no solía pasear por él. Nosotros en los dos días, no vimos ningún occidental salvo en el hotel. Ya en el puerto, una señora me confirmó lo dicho por la chica de recepción, y ya de paso intentó venderme por 2,5 millones un barco cochambroso para tal vez si había suerte y flotaba llegar a las islas. Decliné agradecido su ofrecimiento y me volví al hotel esta vez por la carretera principal y montado en una moto con asientos delante que me cobró 5.000 R.

Nos acercamos a un super cercano y compramos unos pop mie, minute maid y unas gominolas por 60.000 R. Pedimos para merendar – cenar en la habitación unos platos de spaguettis, los cuáles tardaron en llegar 1 hora y 20 minutos de reloj, algo en lo que deberían mejorar 😉 y tras jugar un poco y ver la tele, nos despedimos hasta el próximo día.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Tras sin duda, la mejor noche de descanso desde que habíamos partido de nuestra casa y después de un variado y delicioso desayuno buffet, nos cogimos los snorkel y nos fuimos a la playa que había enfrente del Marina Cottage. Disfrutamos la mañana en la playa de rocas, viendo variados peces y tomando un poco el sol. Fuimos a comer al hotel y por la tarde nos acercamos hasta el centro para ver si podíamos coger un taxi-boat que tardara menos tiempo en llegar.

Vimos unos cuantos txiringuitos que los ofrecían. Costaban sobre las 95.000 R. por adulto y la mitad los críos, pero no nos daban muy buena espina, con lo que decidimos dejar todo como estaba y al día siguiente ir a por el ferry público y sus 5 horas de tardanza.

Pasamos el resto de tarde de nuevo en la habitación, haciendo un poco de deberes y jugando, ya que como venía siendo habitual sobre las 17:00 se ponía todo más negro que los cojonzuelos de un grillo y caía algo muy cercano al diluvio universal. Anelhantes de lo que nos esperaba a partir del día siguiente nos fuimos a dormir soñando con el paraíso.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.