Cienfuegos – Cuba

Paisaje en Trinidad en la isla de Cuba - Viajes a Cuba con Viajes Ikertanoa.
Trinidad – Cuba
De Cienfuegos a Viñales, Cuba - Viajes Ikertanoa
De Cienfuegos a Viñales – Cuba
Mostrar todo

Cienfuegos – Cuba

Edificio colorido en cienfuego, Cuba - Viajes Ikertanoa

En Cienfuegos disfrutamos de una ciudad con dos caras, las afueras bastante sucia y casas que se caían y un centro con una arquitectura muy bonita y bien conservada. La puesta de sol con una cerveza y un mojito, en el espigón, viendo a los críos lanzarse al agua, fueron un bonito punto y final a esta ciudad que desde nuestro punto de vista es más que suficiente con un día para disfrutarla.

A las 6:00 de la mañana suena el despertador. Me habría gustado tirarlo por la ventana, pero era el móvil y además la habitación no tenía ventanas. Es noche cerrada todavía. Me preparo y voy a por los billetes mientras Usu se queda durmiendo. Cuando llego la taquilla todavía está cerrada, así que aprovecho para darme un paseo por el pueblo yo sólo sin ningún turista. Cuando vuelvo hay la de Dios de gente haciendo cola. Hay como unas 50 personas delante. Cuando abren las taquillas, el hombre separa la cola en dos grupos por el destino, La Habana y Cienfuegos. Nuestra cola se queda casi vacía. La cosa se está demorando y el autobús sale en menos de 40 minutos. Tengo que ir a la casa a hacer la mochila y si nos da tiempo desayunar. Y esta vez el autobús no se va a retrasar porque sale de aquí directamente. Me sorprende, pero en cuanto se pone a vender los billetes, en 5 minutos nos ha despachado a todos. Precio del billete 6 CUC.

Vuelvo corriendo para la casa y al entrar en la habitación me encuentro a Usua completamente sobada, hasta la babilla y el charquilllo en la almohada tenía la tía 😉 La mato. A toda leche a preparar todo. La señora nos tenía preparado el desayuno. Lo engullimos, le damos las gracias por todo y al final le pagamos 20 CUC por noche por lo bien que se ha portado con nosotros. Salimos de la casa y al mirar hacia la derecha, vemos a nuestros argentinos. Nos llevamos una grata sorpresa, ya que nos había dado pena el no habernos podido despedir de ellos. Vamos juntos hasta la estación. Ellos se van para Morón a disfrutar de los Cayos otra vez, ya que habían estado antes de venir a Trinidad y como les había gustado tanto decidieron volver. Besos, abrazos e intercambios de teléfonos. Montamos en el bus y por la ventanilla les vemos montando en un taxi compartido que habían conseguido. Saludos y hasta la próxima. Si nos estáis leyendo, os esperamos en Getxo encantados y sino cuando nos toque la lotería y podamos viajar en nuestro invierno, nos vemos en Mar de Plata.

Cienfuegos

Después de hora y media de viaje llegamos a Cienfuegos. La idea es ir mañana a Viñales en taxi, ya que el bus pasa por La Habana y luego hay que coger otro, lo que nos haría perder el día entero. Hablamos con unos cuantos al salir de la estación y llegamos a un acuerdo por 70 CUC para nosotros solos y 65 CUC si consiguen algún pasajero más. Mientras tanto nos ofrecen alojamiento por la zona a 15 CUC, pero nosotros queríamos por el centro y esta zona está bastante alejada. Así que los mismos con los que negociamos el taxi, se encargan de llevarnos al centro y buscarnos alojamiento. En el primero, no llegamos a un acuerdo ya que nos piden 25 CUC y no estamos dispuestos a pagar más de 20. Además era sin desayuno. Vamos a otros dos y están cerrados. Por lo que como estamos en el centro, decidimos que lo mejor es que busquemos por nuestra cuenta. Les cogemos el número de teléfono y cuando encontremos una casa que les llamen para decirles la dirección y que nos vengan a recoger al día siguiente a las 7:00 a.m.

Comenzamos a andar y mires a donde mires ves un montón de carteles en los que se alquilan habitaciones, pero sorprendentemente  están todos ocupados. En una de ellas, una señora mayor muy maja, nos dice que nos sentemos, que conoce a alguien que igual tiene vacía. Hace unas llamadas y mientras esperamos nos dan un par de zumos de guayaba riquísimos. Aparece la chica a la que había llamado y nos lleva hasta su casa que estaba al lado. Nos pide 25 CUC también sin desayuno y esta vez tiene ella la sartén por el mango, ya que es muy temprano y están la mayoría de los sitios por el centro llenos. Con un buen tira y afloja, conseguimos que nos la deje en 20. Por el centro conseguir por menos de 20 CUC va a ser muy complicado porque hay muchos turistas. La de la otra casa nos había dicho que el día anterior bastante tarde, 4 personas le habían tocado la puerta buscando alojamiento desesperados porque no encontraban nada.

 

La casa se llama «Casa Palacio». Mientras hablamos un poco con la dueña, aparece un señor, amigo de la familia. Es cubano-americano, casi 40 años viviendo en Miami, con unas pintas de película total. Nos sentamos a la mesa y con un café, nos cuenta mil historia que dice que le han pasado. Que le han disparado 2 veces, que tiene una bala en la cabeza, se abre la camisa y tiene una raja de arriba a abajo en medio del pecho que atribuye a un navajazo en un pelea, que hace contrabando de tabaco con la isla y es con lo que se gana la vida. Pero lo mejor es que tiene 2 mujeres, una en Cuba y otra en Miami, 7 hijos, y la más joven acaba de dar a luz un bebe. Pero es que el desgraciado tiene 67 años. Era un poco fabulero, pero por lo menos nos entretuvimos un rato.

Salimos a disfrutar de la ciudad. Hace muchísimo calor. El centro de la ciudad es muy bonita. La plaza tiene unos edificios muy bien conservados, y hay una zona peatonal que lleva hasta el mar con puestitos de artesanía. El resto deja bastante que desear. Damos un paseo por todo el malecón y en una tienda compramos una cerveza, Sol, mexicana, es la primera vez que la pruebo y está muy buena, aunque un poco suave, y un refresco. 2 CUC. Nos sentamos un rato a la sombra y vemos la vida pasar. Puede parecer aburrido, pero ya os digo que en Cuba eso es muy entretenido. Seguimos andando y vemos a unas chicas comiéndose unos bocadillos con muy buena pinta. Les preguntamos a ver donde los han comprado y allá que vamos. Por 5 CUP están estupendos, también cogemos como unos churros que estaban malos de narices. Le decimos a un niño que había allí a ver si los quería y el enano encantado.

Seguimos nuestro paseo por el malecón y ya reventados con tanto calor damos la vuelta y paramos a comer en una cafetería que hay en unos soportales. Se llama «Big Bang», en la misma calle del malecón. La comida riquísima y muy bien de precio.Pedimos brusquetas, que son unos panes tostados con tomate aliñado encima, una ensalada, 2 hamburguesas con huevo al lado y plátano frito, 2 cervezas y 2 refrescos, todo por 10 CUC.

Volvemos al centro para conectarnos a internet, pero se nos había acabado la tarjeta, así que teníamos que comprar. Había una cola enorme, pero apareció un negociante que me dejaba 2 por 5 CUC. Al principio no me fiaba mucho, y el tío hasta se quita las gafas y me dice que así si tengo algún problema le puedo reconocer. Pero el problema era que medía dos metros de alto y otros tantos de ancho, así que si no funcionaban y me había timado me iba a dar igual…..:-( Pero funcionaron a la perfección. Mandamos unos oks después de tres días sin noticias nuestras y reventados decidimos ir a la habitación. Usu a leer un poco y yo a escribir, mientras escuchamos de fondo Tracy Chapman con el altavoz que habíamos comprado en Indonesia.

Salimos ya al atardecer a cenar y vamos por la calle peatonal hasta el mar donde hay un bar justo en la esquina. Cogemos una cerveza y un mojito y nos sentamos en el espigón que hay unos bancos de madera. Según se va poniendo el sol, comienzan a llegar críos para bañarse y tirarse haciendo el cabra. Hace una brisa refrescante. La puesta de sol es preciosa. El momento es de relax y disfrute total.

 

Vuelta a casa y a dormir que a las 6:30 suena el despertador.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.