De Cienfuegos a Viñales – Cuba

Edificio colorido en cienfuego, Cuba - Viajes Ikertanoa
Cienfuegos – Cuba
Viñales
Viñales – Cuba
Mostrar todo

De Cienfuegos a Viñales – Cuba

De Cienfuegos a Viñales, Cuba - Viajes Ikertanoa

Sufrimos lo indecible con los timadores que rodean todo lo relacionado con el transporte para poder llegar a Viñales, pero conseguimos salir vivos. La llegada a este pueblo te deja con la boca abierta por la espectacularidad de sus paisajes. Cierto es que si se ha estado por el Sudeste Asiático o la zona de Guillin en China no impresionan tanto, pero aún así no deja de ser un paisaje precioso.

A las 6:30 nos levantamos y a las 7:05 aparece el hombre con el coche para llevarnos a Viñales. No es con el que habíamos quedado, nos cuenta que la hija del otro iba a dar a luz y le ha encargado a él nuestro transporte. Nos suena a milonga. Cuando llevamos 10 minutos de camino, nos dice que no vamos directos a Viñales, que vamos a pasar por La Habana y que allí él nos consigue otro coche hasta Viñales. No era lo acordado, ya empieza mal la cosa. Pero como tampoco teníamos prisa aceptamos su propuesta. Además de que a estas horas intempestivas bajarse sería un suicidio porque no encontraríamos nada.

Por el camino hablamos mucho con él, como no, sobre política, restricciones y el mambo que les gusta a los cubanos. Todos con los que hemos hablado están separados y tienen hijos de más de una mujer. Al principio el hombre se quedaba dormido. Nos dijo que había estado de fiesta hasta una hora antes. Increíble. Así que no nos quedó más remedio que darle palique durante todo el trayecto. Estuvo entretenido el viaje. Casi 3 horas.

Cuando llegamos a La Habana, se para cerca de la Plaza de la Revolución, en una zona de colectivos (coches compartidos). Nos dice que esperemos un poco que ahora mismo viene el que nos va a llevar. Pasa más de media hora y nos estamos empezando a mosquear. Nos damos cuenta de que es mentira todo lo que nos habían dicho desde el principio. En ningún momento tenían pensado llevarnos a Viñales directos. La jugada era dejarnos en La Habana y allí ya buscarían otro coche compartido que nos llevara. Le digo que se olvide de cobrar lo que habíamos pactado al principio. Al de otros 15 minutos, llega una furgonetilla. Va a hablar con el chófer y nos dice que perfecto que esa nos lleva. Metemos las mochilas, le pregunto al chófer una zona donde nos pueda dejar en Viñales y me dice que no, que él va a Pinar del Río, que si queremos ir hasta Viñales que nos cobra 20 CUC más. Anonadados empezamos a mirar a todos lados a ver si vemos las cámaras ocultas, esto es una broma fijo….. Ya cansado de tanta tomadura de pelo me pongo serio y le digo que se olvide de nosotros que no le vamos a pagar nada. Unas señoras que estaban al lado nuestro esperando un colectivo y que vieron toda la jugada asentían con la cabeza, les fui a hablar pero me dijeron que preferían no decir nada porque esos eran unos mafiosos. Habíamos topado con lo mejorcito de la ciudad. Finalmente Usu y yo pensamos que lo mejor era que nos llevara hasta el Viazul y allí coger el autobús. Por el camino aprovechó a coger gente y le pregunté a una señora mayor el precio del viaje en colectivo desde Cienfuegos a La Habana y me dijo que ellos pagaban 15 CUC por persona. Así que cuando llegamos a la estación le dí 30 CUC y nos fuimos sin mirarle a la cara con la esperanza de que gente de esa calaña no consiga estafar a más gente. Al final con el precio salimos ganando, pero el mal rato no nos lo quita nadie.

Para el autobús todavía quedaban 4 horas, suponiendo que llegara a la hora, así que abrimos los oídos a las sugerencias de los taxistas (sí, no aprendemos, pero esto es la salsilla de los viajes ;-)) Nos llevan por 30 CUC, pero como tenemos tiempo de sobra para regatear, no pasamos de 25. Al final aceptan. El autobús sale 24 CUC y faltan muchas horas, además el taxi te deja donde quieras. Fuimos a tomar algo mientras encontraban a otros dos panolis que quisieran hacer el mismo trayecto y en 20 minutos estábamos montados en un Chevrolet del 54 camino de Viñales. Como había deseado decir toda mi vida una frase así 🙂 Es cierto el chófer nos dijo el tipo de coche que era. Nos comentó que lo único que queda original en todos los coches es la carrocería, el motor está cambiado, porque consumen mucho y no podrían mantenerlo. Nos dijo que andaban sobre los 50.000 $ los coches en buen estado. Ahora, eso ya hay que hacer un acto de fé y creérselo.

El conductor era bastante chulo y un listillo en potencia. Y más de una vez estuvimos a punto de discutir, pero preferí pasar de él y decirle a todo que sí.

Viñales

Cuando llegamos a Viñales y le doy los 25 CUC que habíamos pactado con su jefe, los mira y me dice con una cara de asqueroso «ni de coña, me tienes que dar 30». Le digo «mira majo, esto es lo que hemos negociado con tu jefe, llámale para que te lo diga si no te fías, pero vamos que si no los quieres no hay problema». Coge el teléfono y le llama todo chulito. Enseguida se le cambia la cara y se le bajan los humos. Le damos el dinero y nos vamos. Nos había dejado su teléfono para que le llamáramos cuando volviésemos a La Habana, pero lo lleva claro el chaval.

La llegada a Viñales es espectacular, La zona es preciosa con todos los mogotes. Estamos en medio del pueblo, no es muy grande, está todo bastante céntrico, son todo casitas bajas muy bonitas puestas. Empezamos a buscar alojamiento y está todo ocupado, y lo que no lo está, no aceptan menos de 25 CUC. Hay un montón de turistas y juegan con eso, además sólo son las 14:00 y queda mucho día por delante. Una que estaba ocupada, nos dice que esperemos que su cuñada igual tiene sitio. Íbamos a estar 4 noches, pero sólo le quedan las dos primeras libres. Le decimos que sólo queremos pagar 20 CUC y acepta. Así que amarramos las dos primeras noches y para las siguientes ya buscaremos con más calma.

La casa está en la zona nueva, todavía sin asfaltar. El nombre es «Casa Verde». Parece que está lejos, pero en 5 minutos te pones en el centro. La habitación es muy chula y tiene entrada independiente de la casa, lo que te da un poco más de intimidad. Dejamos todo en la habitación y vamos a buscar como alquilar una moto. Uno de los sitios donde las alquilan es en el Restaurante Don Tomás, en la calle principal, dirección hacia el mural a mano derecha. Ya no les queda ninguna, pero me dice que mañana esté a las 8:30. Como no sabemos si mañana habrá gente antes que nosotros y se le puedan acabar, le pedimos a ver si nos la puede reservar dejándole una señal. El hombre majísimo, nos dice que nos la reserva, que le fastidia que tengamos que dejar una señal y que no valga sólo con la palabra, pero es que ya le había pasado de reservar muchas veces y luego no aparecer a recogerla. Nos da un papel escrito a mano y mañana por la mañana podemos pasar a recogerla.

Con los deberes hechos vamos a comer algo. Haciendo esquina al lado del Etecsa, encontramos un puesto que pone unos bocadillos de jamón cocido con lechuga, tomate, cebolla y pepino, en media barra de pan tostada en sandwichera. 2 CUC. Espectacularmente ricos. Como no hay sitio para sentarse, vamos a uno que hay enfrente y cogemos allí la bebida. Un refresco 0.50 CUC y una Heineken 1,85 CUC. La bucanero cuesta 1 CUC, pero la acaba de meter a enfriar, y con las temperaturas que hacen tomarse una cerveza a 30 grados no creo que me sentara muy bien.

Nos vamos a la habitación a tumbarnos un poco y descansar de tanto ajetreo y tomaduras de pelo.

Salimos otra vez al atardecer y volvemos al mismo sitio a comer otros suculentos bocatas. Mientras estábamos hablando, un chico de al lado nos pregunta a ver si somos vascos. Nos dice que el acento nos ha delatado. Él es Chileno, pero lleva 11 años viviendo en Barcelona y está con un chico Belga. Les preguntamos a ver si están de visita, y no, están trabajando. Se encargan del sonido del concierto que van a dar los Rolling Stones. Les contamos nuestra gran faena, que nos vamos el 24 y que tocan el 25 y nos dicen que en un primer momento iban a tocar el 20, pero que por la visita de Obama lo cambiaron 🙁 Debido al cambio de fecha, ya tenían todo montado y el jefe les había dado unos días libres para que visitaran Cuba. Estuvimos bastante tiempo charlando, disfrutando de la compañía y bebiendo cervezas. Al final nos metimos media docena entre pecho y espalda cada uno y cuando volvíamos hacia la casa estábamos un tanto contentillos.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.