Empieza la aventura hacia Sulawesi

Viaje a Sulawesi (Indonesia)
15 enero, 2019
Pulau Selayar al sur de Sulawesi (Parte 1)
5 febrero, 2019
Mostrar todo

Empieza la aventura hacia Sulawesi

De nuevo estábamos en camino hacia uno de nuestros destinos predilectos, Indonesia. Pero al igual que los dos viajes anteriores, visitábamos otra isla completamente distinta. Después de pasar por Java, Bali, Lombok y Sumatra, ahora era el turno de Sulawesi.

10 meses de larga espera con los billetes en el bolsillo tocaban a su fin. Por delante teníamos 32 días para disfrutar. A las 14:30 embarcábamos en un vuelo de Saudi Airlines con destino a Jakarta previa escala en Jeddah, Arabia Saudí. 5 horas de trayecto. Los asientos eran 3,3,3, con lo que yo me tuve que poner separado al lado de un cimarrón parecido a Bud Spencer. La comida estuvo bastante aceptable tirando a buena. Lógicamente pensando en un nivel de avión, no de restaurante estrella michelín.

Llegamos a Jeddah sobre las 21:00 y por delante nos quedaban casi 7 horas de escala en uno de los aeropuertos más sosos del mundo.

Aunque era la tercera vez que parábamos por allí, no dejaba de sorprendernos su retrógrada cultura respecto a la mujer. Filas separadas entre hombres y mujeres para cruzar el control, la de ellas a un lado cerrado a la vista de los demás. Todas completamente tapadas en su vestimenta dejando ver sólo sus ojos y en algunos casos ni eso. Sin contar que al hacer el check-in en Madrid a Usu le obligaron a ponerse una sudadera si queríamos las tarjetas de embarque, ya que sino no nos las daban. Iba con un nikki normal que tapaba los hombros, pero parece ser que no era suficiente. Patético.

En el lado positivo, nos pareció un auténtico detallazo el continuo ir y venir de trabajadores de la aerolínea dando zumos, refrescos, agua y comida para todos los pasajeros que estábamos allí esperando. Chapó. Además los aviones eran muy espaciosos y se veía que estaban completamente nuevos. Hasta las ventanillas, en vez de tener la típica tapa para bajarse, venían con un botón que hacía oscurecerse o aclararse los cristales. Era la primera vez que lo veíamos.

Por fin, llegaron las 4:00 de la mañana y embarcamos con dirección a Jakarta. 10 largas horas de viajes que debido a la poca gente que iba en el avión, hizo que se convirtieran en las más plácidas vividas en mucho tiempo en el aire. Nos separamos cada uno en una fila de asientos y hasta una hora antes de aterrizar no volvimos a ser personas. Pasamos olímpicamente de la comida y de todo lo que pudieran haber ofrecido.

Con las mochilas en la mano e intactas, nos dirijimos hacia el Skytrain que nos llevaría de la T3 donde aterrizamos, hasta la T2 desde donde salía nuestro próximo vuelo hacia Ujung Padan (Makassar), la capital de Sulawesi.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Allí pasamos uno de los peores momentos del viaje y eso que no había hecho más que empezar. Al ir a sacar dinero, no había ni un cajero que nos diese una mísera rupia. Todos acababan con el mismo mensaje en la pantalla diciendo que era culpa de nuestro banco. Contactamos con casa para ver si podían hacer las gestiones desde allí. Menos mal que había wifi en el aeropuerto. Tras muchos intercambios de mensajes y llamadas, el último mensaje fue que según el banco estaba todo correcto y que ellos no podían hacer nada más. En ese momento se me cayó el alma a los pies. Teníamos 32 días por delante en un país extranjero al otro lado del mundo, con dos críos y en una isla donde el uso de la tarjeta era inexistente o prácticamente nulo. No veíamos solución posible. Cuando quedaban poco más de 30 minutos para embarcar volví a hacer otra intentona y tras más de un minuto pensando el cajero, parecía que se había quedado bloqueado, por fin oí el maravilloso ruido de la máquina  contando el dinero y el click del cajetín abriéndose y sacando las rupias que había solicitado. Estaba con tal angustia que hasta se me humedecieron los ojos al ver salir los billetes.

Aprvechamos para sacar 4 veces 2,5 millones de rupias y así tener un remanente, no fuera a ser que se volviera a estropear. El cambio en ese momento estaba a 1€ = 17.000 R. más o menos. En el aeropuerto de Madrid pregunté por el cambio y estaba a 13.300 R por €. Casi un 20% de comisión 😯

Relajados después del malísimo trago vivido, montamos en el avión de Sriwijawa Air hacia Makassar. 2h y 15 minutos con unos asientos enanos en los que tenía que ir de costado para poder entrar. Nos dieron un pequeño piscolabis de magdalena y agua, y tras una pequeña siesta llegamos a destino.

Eran las 2:00 de la mañana y todavía no había terminado nuestro periplo de aviones. Nos quedaba un último trayecto hasta la isla de Selayar. Una media hora al sur de Sulawesi. Pero el problema era que hasta las 9:00 no salía, lo que suponía otra larga espera.

Facturamos las maletas para estar más comodos y en la puerta de embarque nos tumbamos en el suelo con las almohadas y mantas que habíamos tomado prestadas de Saudi Airlines. Antes nos cenamos unos sandwiches que habían sobrado de la espera de Jeddah y unos Pop Mie (estilo Yatekomo) muy típicos de la zona, para empezar a entrar en ambiente. Aunque intentamos todos dormir, sólo las féminas del grupo lo consiguieron. Iker y yo estuvimos todo el rato despiertos, hablando, jugando y leyendo.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

A las 8:30 por fin escuchábamos por la megafonía del aeropuerto el número de nuestro último vuelo. Un pequeño avión de hélices nos llevaría hasta Pulau Selayar en un trayecto de poco más de media hora con unas vistas increíbles.

Ahora sí que sí, comenzaba la aventura.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.