Islas Togean, Sulawesi (Parte 2)

Islas Togean, Sulawesi (Parte 1)
17 mayo, 2019
Kendari y el final del viaje por Sulawesi.
19 junio, 2019
Mostrar todo

Islas Togean, Sulawesi (Parte 2)

El tiempo en el paraíso iba tocando a su fin, pero todavía nos quedaban un par de excursiones a unos sitios mágicos que nos harían enamorarnos todavía más de estas preciosas islas. Sin duda, un lugar que hay que visitar por lo menos una vez en la vida.

De nuevo la noche volvió a ser un auténtico infierno, pero esta vez por otro motivo diferente. Se había metido un calor sofocante y no corría nada de aire, y como no había electricidad el ventilador estaba de adorno. Además tuvimos que madrugar, ya que íbamos a hacer una de las excursiones que más ganas teníamos de todo el viaje. Al ser pronto no estaba el desayuno preparado, por lo que nos comimos unos pancakes con chocolate que nos habíamos traído nosotros de tierra firme y un poco de fruta. A las 8:30 estábamos preparados en el embarcadero con el «picnic» de la comida. El barco nos había salido por 800.000 R. para nosotros solos.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Empezamos la excursión con un día magnífico y soleado por el lago de las medusas. Conocido como Jellyfish Lake, era un gran lago interior lleno de medusas que no picaban. Con el paso de los años el agua había ido bajando y se había separado del mar dejando en su interior un montón de medusas, que debido a que no tenían depredadores posibles, no habían desarrollado ningún tipo de defensa. El lago era increíblemente bonito, estaba completamente rodeado de árboles y desde el saliente de un pequeño embarcadero ya se divisaban miles de medusas por todos lados. Entrar en el agua fue una sensación muy rara y al principio difícil, ya que las medusas te tocaban por todo el cuerpo. Pero después de un rato nos acostumbramos a ellas y disfrutamos nadando y buceando entre miles de medusas de diferentes tamaños, colores y formas. Nos podríamos haber quedado allí durante horas viendo el grácil movimiento de sus cuerpos para nadar. Había algunas que eran transparentes e impresionaban más todavía. (Sigo tirándome de los pelos por haber perdido, tanto los vídeos como las fotos de ese día 👿 ) Tuvo que venir a buscarnos el chico que nos llevaba en la excursión para decirnos que teníamos que irnos ya, porque si hubiera sido por nosotros….. Además estuvimos todo el rato completamente solos. Eso fue lo bueno de empezar la excursión tan pronto.

La siguiente parada era California Reef, un enorme arrecife en medio del mar con infinidad de peces y corales. Había un pequeño embarcadero en medio del mar, donde atracaban los barcos. Al pricipio nos pareció una broma, pero en cuanto nos tiramos del barco con nuestras gafas y tubos, tuvimos delante la mayor cantidad de peces de colores que habíamos visto en nuestras vidas. Había tal cantidad de ellos que era imposible dejar la vista quieta. De nuevo tuvieron que venir a por nosotros, ya que era imposible abandonar un lugar tan maravilloso sin que a uno le obligaran.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

De allí nos fuimos a un pueblo en Pulau Papan, cuyas casas estaban construídas sobre enormes pilotes encima del mar. Coincidió nuestra visita con un festival de música al que iban estrellas locales. Y una de ellas se estuvo bañando a nuestro lado, ya que no paraban de sacarle fotos y había un par de personas con unas cámaras enormes que le seguían a todos lados. Nosotros lógicamente ni idea de quién era. Allí mismo aprovechamos a comer el picnic (tortilla francesa, arroz y tomate) y al pasear por el pueblo empezamos a tener dudas de si se creerían que también nosotros éramos unas estrellas del cante, ya que nos acompañaron en todo momento y estaban deseosos de posar con una sonrisa para sacarnos fotos. El mar que rodeaba el pueblo era increíblemente bonito, con un agua clara que dejaba ver los corales desde arriba.

Nuestra última parada y ya de vuelta iba a ser Karina Beach. Dos horas de camino. La playa era bonita, aunque estaba un poco sucia. Pero después de haber visto lo anterior y haber estado en muchas playas mejores, no nos llamó en exceso la atención. Los que mejor se lo pasaron fueron los enanos que se estuvieron tirando del barco, mientras Usu y yo nos relajábamos en la arena. A las 17:30 llegábamos a nuestro alojamiento después de un día que sería difícil de olvidar (aún sin las fotos… 🙁 )

El resto de la tarde lo pasamos tumbados en un sofá, leyendo, escribiendo y jugando al ajedrez. Hasta que Iker nos dejó tirados porque llegaba la hora del Voley playa. Al anochecer, cuando íbamos a ir a ver el Plancton y disfrutar de las estrellas, habíamos estado tan ensimismados en lo nuestro que no nos habíamos dado cuenta que estaba lloviendo. Lluvia que nos acompañaría más de lo deseado.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Se había pasado toda la noche lloviendo sin parar y en algunos momentos en modo diluvio universal. La mañana había amanecido exactamente igual y no daba la impresión viendo las nubes y el cielo que fueran a cerrar el grifo. Así que el día fue vegetativo. Lectura, juegos y siesta. Nos lanzamos al agua a hacer snorkel, como no. Eso era algo que no se podía dejar pasar. Y tras una rica cena de pollo con salsa de curry, arroz y deliciosos noodles, nos fuimos a dormir después de un «duro» día. Por supuesto, seguía lloviendo. Y nos quejábamos de nuestra preciosa tierra 😉

A la mañana siguiente, por fin nos despertamos sin lluvia, pero el día estaba nublado. Nos fuimos hasta los hoteles que estaban al lado a conocerlos y dar un paseo. El siguiente era el Black Marlin, que lo solía coger la gente que hacía buceo, ya que en teoría eran de los mejores. Y el último, en la esquina contaria, el Pondok Lestari. Este se veía que era el más básico de todos, pero también muy chulo. Vimos que ofertaba unas cuantas excursiones y como todavía nos quedaban un par de días, decidimos coger una de ellas, que la llamaban trip III, para el día siguiente por 75.000 R. por persona.

Volvimos a nuestro alojamiento y empezamos a disfrutar del fondo del mar desde la laguna que se formaba en la parte de atrás. Estuvimos 2H y 30´sin salir del agua que se pasaron volando. Infinidad de peces preciosos y corales, un montón de caballitos de mar, unos jibiones, …. y lo más impresionante fue una serpiente bastante grande que la seguí con la cámara durante un buen rato. Lo mejor de todo fue cuando Noa nos dijo que la había visto en un libro que había en el alojamiento. Al ir a comer, buscamos ese libro y la cría estaba en lo cierto, allí estaba la foto tal cuál y en el pie de página ponía que era venenosa!!!!! Pero vamos que la serpiente nos hizo caso omiso en todo momento.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Después de comer, decidimos hacer una pequeña excursión a pie hasta el otro lado de la isla, en donde nos habían hablado de una playa muy chula. El camino salía de la parte de atrás de la primera cabaña del resort Pondori Lestari. El camino al principio estaba bastante bien, pero según nos fuimos adentrando en la selva, cada vez la vegetación era más densa y los ruidos más estruendosos. Muchos bichos voladores y sobre todo lo que merodeaba nuestra mente era la serpiente que se había comido a una lugareña unos meses antes. Además debido a las lluvias de los días anteriores estaba todo embarrado y muchas veces se nos quedaban los pies metidos en un barrizal del que salíamos sin la chancleta y había que escarvar para rescatarla. Sin contar la humedad que había y con la que no parábamos de sudar. Aunque sólo fue media hora, se hizo bastante larga, pero el resultado mereció la pena. Una playa preciosa vacía para nosotros solos. Disfrutamos de la tranquilidad y soledad con el sol por fin azotando nuestros cuerpos. E hicimos snorkel hasta la salida a mar abierto, ya que estaba metida como en una pequeña bahía y pudimos ver otras tres serpientes más. Pero esta vez nos llamó la atención una que parecía que estaba muerta, pero al fijarnos mejor vimos que tenía la tripa super hinchada. Se había ventilado algún pescado y estaba haciendo la digestión.

Sin muchas ganas de volver a atravesar la selva, nos fuimos de nuevo a nuestra cabaña y disfrutamos de otra increíble puesta de sol, mientras degustábamos un rico café y unos cacahuetes y choco crispis que teníamos guardados de tierra firme por si acaso había momentos de necesidad.

El último día completo en el paraíso había llegado. Nos daba pena, pero como tampoco éramos de estar mucho tiempo en el mismo sitio, ya teníamos ganas de un poco de cambio y de seguir disfrutando de nuevas experiencias.

La mañana la pasamos vagueando y haciendo snorkel con un día soleado fantástico. Vimos más serpientes, lo cuál ya nos había dejado de sorprender y lo más importante, de asustar. Y después de comer nos fuimos a disfrutar de la excursión que habíamos reservado el día anterior.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Tras más de media hora esperando a que se preparara el tipo que nos iba a llevar, al montarnos en el barco y avanzar 100 metros el motor dejó de funcionar. A remo tuvimos que volver hasta la playa y menos mal que tenían otro barco, en el que tras otra otra media hora de preparativos por fin pusimos rumbo al primer punto del viaje, Kota Reef. Era un arrecife de coral, situado en medio del mar, al estilo del de California Reef, con muchos peces y corales, pero un poco más de lo mismo. No hubo nada que nos sorprendiera. Allí intenté grabar otra serpiente mientras comía, pero cuando me oyó, se giró, me miró, y yo me acojoné, pero se dió media vuelta y salió disparada ondulando en sentido contrario al mío.

La siguiente parada fue la Isla de Taipi con una playa de arena blanca y otro imponente arrecife de coral enfrente. Tras un rato de disfrute del snorkel y de relax en la playa, decidimos poner punto y final al día. Habían sido 4 horas en total de excursión.

Nos duchamos y dejamos todo preparado para el día siguiente ya que teníamos que salir muy temprano. Fui a pagar mis deudas y cómo no, me querían cobrar de más. Nunca falla. Una vez corregidos los errores «sin malintención», nos fuimos a cenar y a dormir.

Sin duda habíamos disfrutado de un lugar increíble de los que no hay muchos en este mundo.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.