Marrakech y Asilah, fin del viaje por Marruecos

Mirleft, el Atlántico sur de Marruecos
Mostrar todo

Marrakech y Asilah, fin del viaje por Marruecos

Finalizaba nuestra semana de relax, lo que indicaba que el viaje iba llegando a su fin. Con casi 400 kilómetros por delante y más de 5 horas de viaje, decidimos madrugar para poder aprovechar el día en Marrakech. El trayecto lo hicimos por la costa hasta Agadir, con unos paisajes preciosos de contraste de mar y zonas áridas. Desde Agadir, había una autopista directa que nos costó 70 DH.

El Riad lo teníamos en el medio de la medina y el gps nos llevó más o menos, pero luego había que ir andando. Atravesando el medio de Marrakech con el coche, aparqué en una esquina para buscarlo a pie, ya que estábamos dando vueltas. Pregunté a unos chicos, los cuáles enseguida supieron cuál era, algo que me mosqueó bastante. Les seguí por unas callejuelas recónditas, derecha, izquierda, derecha, izquierda, y poco a poco me fuí dando cuenta que lo que querían era despistarme y me puse alerta no fueran a intentar darme el palo. Se pararon de repente y me dijeron: «al torcer la esquina lo tienes, ahora danos algo por la ayuda». Pero como uno no es nuevo en esto, les dije que esperasen a hacer el check-in y que vinieran conmigo a ayudarme por si no hablaban castellano. Pero empezaron a correr como alma que lleva el diablo. Me dí media vuelta y no sé como, volví al punto de partida sin una sola equivocación y para desgracia de los críos allí estaba yo y ellos. Me acerqué a ellos con el humor un tanto agriado y en cuanto me vieron unos locales teniendo unas acaloradas palabras con ellos, les faltó tiempo para pedirme perdón, que no pensase que ellos eran así, y lógicamente los chavales no se fueron de rositas.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

De nuevo preguntando, ya que no veíamos manera factible de encontrarlo, esta vez un tipo me dijo que me llevaba en moto, que lo conocía, pero claro ahora estaba uno como para confiar en nadie más. Así que le dije que si quería andando a mi lado. Resultó que esta vez era la verdadera, y nos hicimos media hora andando por desconfiado 🙄 Volvimos a por el coche, esta vez montado en la moto 😉 y nos llevó hasta un «parking» en la calle (coches amontonados unos con otros y casi hasta encima) donde por 50 Dh lo tendríamos cuidado por un maravilloso señor.

Aunque parecía que estábamos en el culo del mundo, la plaza de Djemaa el-Fna estaba a unos 500 metros. Riad Galya, 155 € dos noches. Era muy bonito, con una pequeña piscina, que los enanos aprovecharon en lo momentos más cálidos del día, ya que habíamos vuelto al infierno, después de las temperaturas maravillosas de la costa.

Estábamos hambrientos y fuimos a comer a un local genuino en la plaza con precios muy económicos y calidad buenísima. Era un poco de trote pero todo lo que pedimos estuvo de lujo. Y de postre un delicioso helado en la parte baja del restaurante Argana donde hacía 11 años habíamos estado comiendo con mis padres y al de unos días pusieron una bomba… 😥

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Fuimos al Riad a descansar de la paliza de coche y calor, y mientras unos se tumbaban, otros se bañaban y otros curraban, nos dieron la hora de volver al tajo y contemplar la plaza en su esplendor.

Sin duda en estos 11 años había cambiado sobremanera, era todo superturístico, los carromatos donde recordaba haber tomado unos deliciosos zumos exprimidos casi a mano, ahora habían dado paso a «Teslas, last generation». Sin contar la cantidad ingente de personas, con las que era imposible dar un paso sin chocarse. Vimos un poco los típicos bailes, las cobras con su flautista, las tatuadoras de gena, ……, para que los críos estuviesen entretenidos, pero el agobio fue tal, que nos tuvimos que ir. Llegamos hasta la Koutubia y allí sentados y con más tranquilidad estuvimos picando algo.

Seguido nos fuimos a cenar a un restaurante que había en uno de los laterales de la plaza, pero un poco más lejos, Naim food. Tenía una terraza muy chula desde la que se veía todo el gentío. El camarero estaba un poco ido, pero nos moríamos de la risa con él. Tardaban un montón en servir todo, se confundían, te dejaban platos que no habías pedido, pero te decían: «es lo mismo, comeroslos porque no los voy a devolver a la cocina….» Tardamos en cenar, pero estaba todo muy rico, y por los 300 DH que nos costó la cena, podríamos haber invitado a 10 personas más y habernos quedado todos satisfechos.

Después de un día duro, tocaba recogerse e ir a dormir. Así por la tontería, y por la tardanza del crack, eran las 1:00 de la madrugada.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

A las 8:00 de la mañana tocaban diana. Había que ir volviendo hacia casa y nuestra última parada en el país sería la población costera de Asilah. Tras un desayuno variado y muy rico, que estaba incluído en el precio, fuí a por el coche mientras el resto del pasaje me esperaba en la carretera más cercana. Le pagué los 50 DH del parking, aunque me tendría que haber pagado él por el stress de sacarlo. Más de 60 maniobras, esquivando motos, moviendo coches a mano, ……

Acomodados todos en el coche, pusimos rumbo a Asilah. Todo el camino fue autopista con un montón de peajes cada poco tiempo. Muchos coches y gente atravesándola como si fuese una zona de paseo. Autostop por todos lados y gente muy joven con maletas. El paisaje cambia radicalmente según vamos subiendo. El verde empieza a ser el color predominante. Casi 6 horas después llegamos a la casa que habíamos cogido al lado mismo de la playa. Era enorme y muy bien amueblada, sólo le fallaba el olor a tubería rancia que desprendía el baño. Pero por lo demás todo perfecto. Residencia Mariam Lala Rhma, por 70 €.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Dejamos todo y a la playa que nos fuimos, pero estaban masificadas, así que cogimos el coche y nos fuimos a otra más alejada del centro. Eran muy bonitas. Tuvimos mala suerte y coincidimos con un montón de algas que no hacían muy agradable el baño, pero aún así no evitó que lo disfrutásemos.

Nos preparamos y salimos a cenar. El casco histórico era precioso. Sin duda un pueblo muy recomendable, aunque por desgracia también estaba hasta los topes. Daba la impresión de ser el Benidorm marroquí. Cenamos en un restaurante llamado Sevilla. 7 platos más bebidas y unos entrantes por 445 DH. Dimos un paseo y para la casa.

Ahora sí que sí, se acababa lo bueno. Llegaba nuestro último día en tierras marroquíes. La noche había sido infernal y eso que estábamos alejados del centro, pero se oía música a todo volumen y gente continuamente gritando. Y sobre las 6:00 de la mañana, nos asomamos a la terraza para ver qué pasaba por el ruido tan grande que estábamos oyendo y vimos a un grupo de unas 60 personas dando palmas, con tambores y panderetas, cantando y riendo. Hombres y mujeres medio bailando. Parecía la celebración de una boda, pero tampoco lo podemos asegurar.

Recogimos todo y fuimos a desayunar al casco histórico. 7 desayunos de café, tostadas, zumo, mantequilla, mermelada y aceite por 165 DH. Hicimos las últimas compras y a las 13:00 nos montamos en el coche para ir hasta Tánger y coger el ferry.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Cuando parecía que las aventuras habían tocado a su fin, un agente de la aduana muy gracioso, nos tenía preparada una última sorpresa. Nos preguntó a ver si llevábamos algo. Sí, personas, porque con el coche como íbamos poco más podía entrar. Nos miraron el maletero, las ruedas, las puertas, pasaron el perro y seguido nos dijeron que cogiéramos el camino de la derecha. Hacia allá que vamos y al rato de estar parados se me ocurre bajarme a ver qué es lo que pasaba. Y lo que veo es que el agradable agente, nos había metido en la fila donde pasaban los coches por un scanner enorme. Viéndonos con niños pequeños y aún dicéndole que teníamos prisa nos hizo la gracieta. Fuí a donde él a decirle que perdíamos el ferry, pero le importó más bien poco por no decir nada. Así que con una impotencia enorme, nos tuvimos que tragar dos horas de espera para que nos pasaran el scanner y poder salir hacia el ferry. Otro policía que había allí al verme tan apurado, me dijo que no me preocupase, que el ferry no lo perdíamos porque podríamos montarnos en el siguiente sin problema. Aún así tuvimos suerte y por poco cogimos el nuestro. Sino habríamos tenido que esperar unas 4 horas al siguiente.

Tras un trayecto plácido, llegábamos a Algeciras y se ponía así punto y final a un viaje chulo y diferente.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.