París, Francia

Escapada a Paris y pueblos de Lemosín, Dordoña y Quercy, Francia
20 febrero, 2018
Oradour Sur Glane, La Roque Gageac, St Cirq Lapopie, Cahors, en Francia
7 marzo, 2018
Mostrar todo

París, Francia

El inicio de estas mini-vacaciones nos llevará directamente hacia la ciudad de la luz, del amor, y demás nombres ficticios que recibe una de las capitales más bonitas del mundo y la tercera en cuanto a visitantes mundiales se refiere; por detrás solo de Bangkok y Londres.

Terminada la jornada laboral, tocaba meter todo en la furgona, recoger a los críos del cole y empezar nuestra pequeña odisea con un bicho sobre ruedas que no habíamos conducido antes. La furgoneta era una Fiat Ducato de más de 2 metros de altura y casi 5,5 de largo. En el interior había dos camas dobles, baño portátil con ducha, cocina y una pequeña nevera. No le faltaba de nada, salvo un pequeño detalle que se nos pasó desapercibido antes de alquilarla, ya que dábamos por supuesto que vendría con ella, la calefacción estacionaria. Eso hizo que nos parapetásemos como si fuésemos a vivir en el Polo Norte durante tres meses de invierno. Algo que agradecimos a posteriori cuando llegamos a estar a temperaturas bajo cero en algunos pueblos que visitamos.

Con la ilusión de 4 niños pequeños empezamos la ruta. Atravesamos los escasos 100 kilómetros que nos quedaban hasta la frontera con Francia y de ahí hasta Burdeos. Después, aunque el gps nos mandaba por la A10, había una alternativa pasando por Angouleme y siguiendo dirección Limoges y Vierzon, que hizo que nos ahorrásemos unos cuantos euros en la autopista y teniendo en cuenta que la furgoneta que llevábamos pagaba como tarifa 2 (debido a la altura de más de 2 metros), nos vino a cuenta. Era prácticamente todo autovía salvo unos 40 kilómetros de carretera nacional y a las horas que pasamos nosotros íbamos completamente solos.

Mitglieder
La Estatua de la Libertad
Mitglieder
Céntrico aparcamiento
Mitglieder
Cogiendo energías
Mitglieder
La Asamblea Nacional
Mitglieder
El enorme río Sena
Mitglieder
Ay que nervios…!!!
Mitglieder
La noria y el Obelisco
Mitglieder
Para redondear el día

Sobre las 22:30 y teniendo en cuenta que era pleno invierno y llevábamos más de 6 horas seguidas conduciendo, decidimos parar a pasar la noche en un área de servicio. Como la mayoría sabréis, Francia en esto de facilitar las cosas al personal que viaja por carretera, está a años luz de muchísimos países europeos. Con lo que nos encontramos con un área de descanso en el que poder comer lo que quisiéramos, ir a unos baños limpios como una patena y hasta la posibilidad de darnos una ducha si nos apetecía. Aunque con nuestra furgoneta y con la ilusión que nos hacía utilizarla, hizo que no saliéramos de ella para nada más que estirar un poco las piernas.

Nos preparamos nuestra rica cena y tras un rato jugando a unos juegos de mesa, nos fuimos a dormir casi con las mismas ganas con las que habíamos comenzado el viaje. Deseábamos probar esas camas y la sensación de dormir los 4 por primera vez en una furgoneta preparada y no en un C4 Grand Picasso todos apretujados como en nuestro anterior viaje por Escandinavia 🙁

A la mañana siguiente, sobre las 8:00 comenzamos a abrir los ojos. La noche había sido agradable y la cama muy cómoda, pero ay de aquel loco que se le hubiera ocurrido sacar una mano o un pie fuera de las mantas y el edredón por la noche….., congelaciones de tercer grado y amputación directa con el cuchillo jamonero que llevábamos para nuestros bocatas. Por lo demás una auténtica maravilla y una experiencia de auténtica gozada, sobre todo para los enanos que estaban todo el rato sin parar y como nerviosos de lo a gusto y felices que se les veía.

Mitglieder
Acceso por una callejuela
Mitglieder
Impresionante!!!
Mitglieder
Prometo que era Pink
Mitglieder
Impresionantes vistas
Mitglieder
Hacía un poco fresco
Mitglieder
Precios económicos
Mitglieder
Colas sin reserva de entrada
Mitglieder
Hasta otra…

Después de un mega-hiper-requete-super-caliente desayuno, volvimos a la carretera. Sobre las 13:30 empezábamos a tomar la circunvalación que rodea París y pocos minutos después conseguíamos divisar a lo lejos la Torre Eiffel, el casi principal motivo de nuestra venida. Los críos estaban como locos cuando consiguieron divisarla. Recorrimos todo el centro de la ciudad con la enorme furgoneta. Pasamos por la ribera del Sena y vimos una estatua que no habíamos llegado nunca a ver en nuestras tres visitas anteriores, la de la libertad, que está en una pequeña isla en el río entre los distritos 15 y 16. Esta fue donada por la comunidad parisina residente en Estados Unidos para conmemorar el centenario de la Revolución Francesa el 4 de julio de 1889.

Ahora llegaba lo más difícil del viaje, conseguir encontrar un sitio donde aparcar la furgoneta. Estábamos en el centro de París y nos disponíamos a cruzar los Campos Elíseos en dirección a la Plaza de la Concordia. En esa zona no había ni tan siquiera zona azul. Dimos la vuelta donde se encontraba la enorme noria, que dejó boquiabiertos a los enanos y sin saber que hacer ni a donde ir, nos metimos en una callejuela a escasos 100 metros de la plaza en la que había una zona con poco más de 20 aparcamientos. Y como suele ser lo habitual en nosotros, había un sitio libre aguardándonos. Habíamos conseguido aparcar la furgoneta en el medio de los Campos Elíseos. Mirábamos para la derecha y teníamos el obelisco a tiro de piedra y hacia la izquierda un poco más lejos veíamos el Arco del Triunfo. Nosotros sí que habíamos triunfado con nuestro camping particular para esos días.

Con nuestras vistas privilegiadas, nos preparamos un piskolabis y cuando nos íbamos a vestir como personas para empezar a recorrer la ciudad descubrí que algo me faltaba. Con las prisas por salir de viaje, se me había olvidado meter alguna txamarra de abrigo y lo más gordo que tenía era un simple jersey. Así que me vestí estilo cebolla y más o menos conseguí capear el fresquillo parisino.

Mitglieder
Para casa…
Mitglieder
Los campos Elíseos
Mitglieder
La “doble” pirámide del Louvre
Mitglieder
El Escriba Sentado
Mitglieder
Qué familia más culta…
Mitglieder
La enorme Gioconda
Mitglieder
Un bañito refrescante
Mitglieder
Buscando cobertura

Merodeamos sin rumbo fijo hasta las 18:00 que teníamos las entradas para la Torre Eiffel. Las habíamos cogido por internet unos meses antes y sin duda fue lo mejor que pudimos haber hecho, ya que al llegar había una cola enorme para coger las entradas y una vez dentro la cola era mayor para los que no las tenían reservadas. Los críos cuando la vieron tan grande e iluminada no podían parar de mirarla. Sacamos como tres millones y medio de fotos.

Cuando estábamos a punto de montar en el ascensor, nos pararon en seco y abrieron un camino especial para que pasaran unas cuantas personas, lo que nos hizo pensar que tal vez serían gente conocida. Y así fue, la cantante Pink con una cría en brazos y unos cuantos maromos se nos colaron delante de nuestras narices. Saqué la cámara a toda leche, pero lo más que pude fotografiar fue la estela del grupo.

Una vez arriba del todo alucinamos con las preciosas vistas de París completamente iluminada. Había un puestecito en el que por el módico precio de entre 13 y 22 € te daban 10 cl. de champán para brindar por todo lo alto. La bajada la hicimos andando ya que los pedorros de Iker y Noa querían hacerla de esa manera.

Ya en el exterior, seguimos maravillándonos en la distancia con la Torre iluminada y sacando otro millon cien mil fotos más. Dimos un precioso paseo y volvimos a nuestra furgoneta perfectamente aparcada y sin ninguna multa.

Mitglieder
Jardines de las Tullerías
Mitglieder
La fachada de Notre Dame
Mitglieder
El interior de la iglesia
Mitglieder
Desde el otro lado del río
Mitglieder
La Plaza de la Concordia
Mitglieder
La reina del día
Mitglieder
Puente “encandado”
Mitglieder
Hasta las farolas son bonitas en París

El resto de días los pasamos disfrutando de la bella ciudad. El museo del Louvre, en donde los críos alucinaron con la miniatura de la Gioconda, Notre Damme sin conseguir encontrar al jorobado de la peli, aunque vimos otro que bien podría haber sido el protagonista, el Arco del Triunfo, Montmartre, ……..

Una cosa que nos llamó mucho la atención fue la cantidad de castellano que se oía en todos lados. Podemos afirmar que era la lengua predominante sobre el francés aquellos días.

El cuanto al tiempo, nos acompañó bastante salvo una mañana que estuvo de sirimiri constante.

Sin duda, volveremos a París una quinta vez.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.