Viaje a Filipinas (Islas de Luzón y Palawan)

Esfinge de Giza en Egipto
Durante el mes de abril…..
Avión a Manila
Llegada a Manila y directos a Vigán, Filipinas
Mostrar todo

Viaje a Filipinas (Islas de Luzón y Palawan)

Mapa ruta por Filipinas

Filipinas, como el resto del sudeste asiático, estaba siempre dentro de nuestros planes viajeros desde el año 2005 en el que nos quedamos prendados de tan maravilloso lugar. Y esta vez, parecía que por cosas del destino iba a tomar forma y presencia.

Pasado el verano y con el gusanillo de nuevo en el cuerpo (parece que se ha quedado a vivir con nosotros) de largarnos a recorrer el mundo, tocaba empezar a mirar destinos en los que poder experimentar esa sensación de trotamundos que nos encanta. Cada año que pasa, en vez de ir disminuyendo las ganas de conocer nuestro maravilloso planeta, ya que uno se va haciendo mayor y las preferencias suelen cambiar, nos está pasando todo lo contrario. Si antes, al volver de un viaje estábamos un par de meses con la conciencia tranquila, viajeramente hablando, ahora al de un par de semanas estamos ya que nos subimos por las paredes y con ganas de escapar a otro sensacional destino.

No sé si lo habré comentado, pero una de las cosas que me encanta de viajar, no sólo es cuando te montas en el avión, el coche o la bicicleta y empiezas la aventura. En mi caso el placer comienza en el momento en el que me pongo delante de un libro, una guía, el ordenador, …., y empiezo a dejar volar mi imaginación viendo las fotos y leyendo sobre detalles de los distintos países. Me sumerjo tanto que viajo con la mente y muchas veces cuando llego al destino hasta me parece que ya había estado allí antes. Puede parecer un poco absurdo, pero hablando con algunos trotamundos que conoces en los distintos viajes, te das cuenta que eso es algo que le pasa a la gente que de verdad llevamos dentro la palabra «viajar». No me quiero considerar mejor ni peor que nadie, ya que cada uno entendemos la vida y los viajes de diferente manera y eso es lo bonito, que haya diferentes puntos de vista y opiniones. Respeto tanto al que va a un todo incluido 9 días 7 noches, como el que se queda en el sofá viendo la televisión, como el que está en la casa del pueblo todo el verano. Cada uno tenemos nuestra forma de disfrutar de la vida y de ser felices en ella, que en el fondo es lo que importa. La satisfacción personal de uno mismo y por supuesto de los que nos quieren y rodean.

Después de la chapa trascendental que acabo de soltar, me vuelvo a centrar en lo que iba a ser este viaje 😉 Un día trabajando entró una clienta a la tienda. Era una señora filipina que hablaba poco castellano pero entre el inglés y las palabras que sabía tuvimos una conversación muy interesante. Tanto, que al final estuvimos sentados uno enfrente del otro charlando durante más de una hora. Me estuvo contando las maravillas de su país, sus paisajes, sus gentes y su vida cuando era más pequeña. El amor que declaraba por su tierra, me hizo indagar un poco más al llegar a casa. Empecé a leer sobre Filipinas en internet, me compré la Lonely Planet y poco a poco me fui empapando de un país lleno de islas tan diferentes y dispares que haría falta casi una vida entera para poder disfrutarlas con la debida tranquilidad que se merece. Sin duda era un destino que había llamado a mis puertas. Además donde vivimos hay una comunidad filipina bastante grande y siempre me habían parecido unas personas muy correctas y agradables. Y un dato muy importante para un aficionado al basket como yo, el baloncesto era el deporte rey en su país y debían vivirlo muy apasionadamente.

Mitglieder
Iglesia de Paoay
Mitglieder
Terrazas de Banaue
Mitglieder
Tortuga marina en Port Barton
Mitglieder
Ataúdes colgando en Sagada
Mitglieder
Fideos variados
Mitglieder
Monte Mayón
Mitglieder
Pekín
Mitglieder
Cementerio en Manila

Con toda la información en mis manos, ahora tocaba el punto más peliagudo de todo viaje cuando no eres un potentado. Había que hacer el presupuesto, ajustarlo mucho y ver si aún así iba a ser posible. Los vuelos eran bastante caros. Ninguno bajaba de los 800 € persona, pero todavía no habían salido las ofertas de la temporada que suelen poner las aerolíneas. Así que casi día tras día, miraba a ver si bajaban los dichosos precios. Hasta que por fin a finales de septiembre, 7 meses antes del viaje, salió una oferta inmejorable con Air China. Poco menos de 2.500 € por 4 billetes hasta Manila y saliendo desde Bilbao, que eso solía encarecerlo mucho más. Sólo había un problema y eran las escalas. Nunca habíamos hecho más de una y esta vez para conseguir esos precios, teníamos que ir a Frankfurt, después a Pekín con 8 horas de espera y finalmente a Manila. La vuelta era al revés, pero con sólo un par de horas de espera en Pekín. Tras mucho analizarlo por la paliza que suponía, el precio pudo sobre nosotros y nos lanzamos a cogerlos. Además había leído que ahora no hacía falta visado para estar menos de 72 horas en Pekín, por lo que podríamos salir y visitar un poco la ciudad y así no se nos haría tan pesado. Además la vuelta que siempre es lo más coñazo, era toda seguida sin casi esperas en los aeropuertos.

Plan de Viaje

Como he dicho anteriormente, Filipinas lo conforman un montón de islas y todas muy diferentes y con muchas cosas de las que disfrutar, pero en 24 días que teníamos de viaje viendo las distancias y la cantidad de horas que se tardaban en recorrer muy pocos kilómetro decidimos centrarnos en sólo 2. Luzón, la isla más grande de Filipinas y en la que se sitúa su capital Manila y la isla de Palawan, con unos paisajes preciosos pero con la pega que tiene todo sitio deslumbrante y accesible, la cantidad de turistas que la pueblan. Aunque de eso ya hablaremos más adelante.

Otras islas que nos llamaban mucho la atención como Bohol, Corón, Cebú, Mindanao, ….. habría que dejarlas para otra posterior visita o para cuando nos tocara la primitiva y pudiera realizar mi sueño de recorrer el mundo entero.

Para acceder a la isla de Palawan había un barco desde Manila, pero tardaba un par de días y de eso andábamos un poco escasos, así que mirando vuelos encontré ida y vuelta, Manila – Puerto Princesa, la capital de la isla de Palawan, con Philippines Airlines,  por 275 €.

El grueso del viaje lo teníamos planteado, ahora teníamos que centrarnos en lo que podríamos ver en cada isla. Luzón era muy grande, pero tenía todo lo que se podía desear. Cultura, monumentos, playas paradisíacas, paisajes montañosos, animales increíbles, ……. Así que decidimos darle mayor importancia y gastar el máximo de días en ella. Las distancias eran largas entre los principales puntos del país y las comunicaciones no muy buenas y con bastantes esperas, algo que tampoco podíamos permitirnos, así que con lo que me gusta conducir y sobre todo por esos países en los que se es un poco anárquico, nos decantamos por alquilar un coche. Lo cogimos con «economycarrentals», la más barata de todas las páginas en las que me metí. 10 días por 450 €. Era caro, pero los precios por los 4 en los transportes públicos tampoco iban a diferir mucho y así teníamos una libertad infinita para movernos, ver, parar, ir a un sitio u otro…. Sin duda fue una de las decisiones más acertadas de todo el viaje, ya que nos dimos cuenta que sin él no hubiéramos podido ver todo lo que vimos en el tiempo que teníamos.

Mitglieder
Intramuros en Manila
Mitglieder
Bajo el mar….
Mitglieder
Tiburones ballena
Mitglieder
Pagudpud
Mitglieder
Amor por el deporte
Mitglieder
Aguas cristalinas
Mitglieder
Delicioso cerdo asado
Mitglieder
Puesta de sol

La ruta iba a ser más o menos la siguiente, siempre con las variaciones pertinentes que tiene un viaje organizado por uno mismo. Llegábamos a Manila a las 00:15 en donde nos estaría esperando nuestro coche de alquiler. De noche iríamos hacia el norte hasta Vigán, continuaríamos hasta lo más arriba de la isla en Pagudpud, para después meternos al interior hacia la zona de las terrazas de arroz de Banaue y las tumbas colgantes de Sagada. Atravesando otra vez Manila, iríamos hacia el sur, a Tagaytay en donde veríamos uno de los volcanes más increíbles, para seguido continuar nuestro recorrido hacia el este a la península de Caramoan y al sur hasta Donsol en donde en teoría podríamos disfrutar del pez más grande del mundo, el tiburón ballena. Vuelta a Manila, dejar el coche y un par de días para ver la ciudad. Coger el avión hasta la isla de Palawan y aunque nos habría gustado verla de norte a sur, no nos daba tiempo más que para hacer la mitad norte, así que veríamos Puerto Princesa, Bahía Honda, Port Barton y El Nido,con sus diferentes excursiones. Para finalizar el viaje, volveríamos a Puerto Princesa donde un vuelo nos llevaría a Manila y al día siguiente la triste vuelta al hogar.

Datos prácticos

En Filipinas, como todos habremos visto en los telediarios, año tras año es asolada por tifones, terremotos, erupciones de volcanes, ….. En este país la naturaleza descarga todo su fuerza sin contemplaciones. La temporada de lluvias abarca de junio a diciembre, y cuando se dice lluvias, es lluvia de verdad, no un ligero sirimiri. De diciembre a abril, es la temporada alta y los precios suelen subir bastante respecto del resto del año. Nosotros estuvimos en abril y sólo nos llovió un día en la isla de Palawan y fueron un par de horas y luego despejó por completo. Las temperaturas eran muy altas. Unos 35º por el día y 26º por la noche. Luzón era más llevadero, pero en Palawan hacía una humedad asfixiante.

Para entrar en el país no hace falta visado para una estancia menor a 30 días. Si se quiere ampliar, una vez en el país previo pago de una tasa, se puede alargar durante 29 días más.

Respecto a las vacunas; » No es necesaria ninguna vacuna para viajar a Filipinas, pero son recomendables la vacuna contra Hepatitis A y B, tétanos y fiebre tifoidea. Se recomienda el uso de repelentes contra picaduras de mosquito para evitar dengue y paludismo. Asimismo es conveniente tener en cuenta que todo el archipiélago está afectado por la rabia.Conviene evitar los contactos con animales abandonados, así como extremar las precauciones con los domésticos, que no suelen estar vacunados. La incidencia del virus HIV se ha recrudecido considerablemente en los últimos años, así como otras enfermedades de transmisión sexual.»  Extracto del Maec. Sobre los mosquitos, al igual que en todos los países del sudeste asiático hay riesgo, pero en este ha sido en el que menos nos hemos encontrado. Algo que nos ha sorprendido bastante. Hasta en la zona de Sagada que estábamos en medio de una cordillera rodeada de bosque y verde por todos lados, prácticamente no se veían. Aún así no está de más llevarse la mosquitera para dormir y unas mangas largas para el anochecer y el amanecer. En cuanto al tema de la rabia, ahí sí que creo que hay que tener cuidado ya que está lleno de perros abandonados por todos lados, y aunque no hacen nada, es más nos tienen un miedo terrible, el problema es como sin querer te peguen un arañazo o un pequeño mordisco.

En el tema económico, Filipinas no es un destino caro si se compara con occidente, pero en cambio si lo comparamos con los países que los rodean, a nosotros nos pareció bastante caro. Además, la calidad ofertada y el precio pagado dista mucho de países como Tailandia, Malasia o Indonesia. Como en todo el mundo las zonas más turísticas incrementan los precios sobremanera y la calidad baja en la misma proporción. Por ejemplo, en El Nido, las excursiones costaban exactamente el doble que en Port Barton, escasos 200 kilómetros más al sur. Y otro tanto sucedía con el alojamiento y la comida.  Nosotros pagamos una media de 30 € por habitación. Algunos con más comodidades que otros, pero en líneas generales bastante básicos. Lo único que buscábamos era limpieza, 2 camas y baño en la habitación, lo demás nos era secundario. La comida a una media de 20 € con bebidas.

Mitglieder
El Nido
Mitglieder
El paraíso desde el aire
Mitglieder
Bahía Honda
Mitglieder
Nos faltó Dori

Y en el transporte, tanto en coche privado, como en furgoneta, como en autobús, las distancias son cortas pero se hacen eternas. Algo que nos sorprendió fue el buen estado en general de las carreteras, pero el problema venía de la cantidad de curvas que hay a lo largo y ancho del país. Ver una carretera recta era como mirar al cielo y ver un unicornio blanco alado. Además del intenso tráfico, sobre todo triciclos y yipnis, que iban a pedo de burra. Sin contar la gente que aparece de la nada, los perros que se cruzan «sin mirar» o piedras y barreras en medio de la carretera sin señalizar. Muchos trayectos los hicimos de noche en la isla de Luzón para poder ganar tiempo.

En cuanto a la seguridad no tuvimos ningún tipo de problema. Como en todos los países del mundo hay que andar con cuidado en determinadas zonas, sobre todo en las capitales. Pero no vimos el más mínimo problema en ningún lado. Sólo tuvimos un par de veces que nos intentaron engañar y como no, una fue en la capital y la otra en uno de los sitios más turísticos. Si os quedáis con nosotros hasta el final descubriréis que fue lo que pasó 😉

A grandes rasgos, es un país precioso, con unos paisajes de montaña increíbles y unas playas de postal. Pero lo que más nos sorprendió fue la amabilidad de la gente y su cercanía, y las cosas tan distintas que posee respecto a sus países vecinos. Sin duda esta no será nuestra última visita.

 

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.