Viaje a Marruecos

Kendari y el final del viaje por Sulawesi.
19 junio, 2019
La ciudad azul de Chefchaouen, Marruecos
10 octubre, 2019
Mostrar todo

Viaje a Marruecos

El destino seleccionado esta vez correspodería a Marruecos. Tras una ruta realizada 10 años atrás en la que recorrimos con Iker con 6 meses gran parte de su territorio, ahora volvíamos con unos amigos para hacerles de cicerones y que los dos enanos disfrutaran de ese maravilloso país con una edad suficiente para mantenerlo en el recuerdo.

Aunque para nosotros el pasar un año sin catar los encantos de sudeste asiático era una prueba tremendamente difícil, esta vez por diversos motivos familiares no pudimos coger un avión con antelación como solíamos hacer. Y como la economía es la que hay (que no es mucha 😉 ), decidimos que tocaría viajar en coche. Pero como en semana santa ya habíamos estado por Europa, ahora nos apetecía algo diferente y lo más cercano y a la vez contrario culturalmente era Marruecos.

Iba a ser un viaje bastante tranquilo para lo que estábamos acostumbrados y la barrera del idioma no iba a ser obstáculo, ya que la gran mayoría de la población por donde nos movimos hablaba inglés o castellano, o lo chapurreaban lo suficiente para poder entenderse.

 

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Plan de Viaje

Como esta vez no habíamos cogido el viaje con antelación, me tomé con mucha calma la organización. Unos 3 meses antes de la salida reservé los billetes de Ferry con la naviera Frs desde Algeciras hasta Tanger Med, 380 €.

Al no ir sólos, tampoco queríamos quedarnos pillados en algún lugar de noche y sin alojamiento, cosa que nos ha pasado bastantes veces, así que por primera vez en muchiiiiiiiiiiisimos años, reservamos todos los alojamientos por internet con antelación. Tengo que reconocer, que suponía un relajo mental el llegar a destino y saber donde se iba a dormir. Pero por otro lado, le quitaba el gusanillo de ver distintos sitios, comparar y negociar con los dueños.

La ruta no iba a diferir mucho de la hecha 10 años antes, cuando Iker hizo su primer viaje al extranjero con tan sólo 6 meses. La diferencia iba a estar en que esta vez tocaríamos la costa y no veríamos las nieves del Gran Atlás. El otro viaje, lo hicimos en Semana Santa y las temperaturas no tenían nada que ver con el verano.

Tras cruzar el Estrecho de Gibraltar, pondríamos rumbo a la ciudad azul de Chefchaouen. Desde allí visitaríamos las ciudades imperiales de Meknes y Fez y las ruinas romanas de Volúbilis. Seguiríamos hacia el sur, atravesando el Gran Atlas y sus preciosas poblaciones montañosas, para llegar hasta Boumalne du Dadés y desde allí hacer excursiones por las increíbles Gargantas del Todra y Dadés. Como en un viaje al país con el desierto más grande del mundo, el Sahara, no se podía obviar y la anterior vez habíamos estado en Erg Chebbi, nos decantamos por la otra zona de dunas y menos explotada turísticamente, Erg Chigaga. El dormir en el desierto al aire libre y disfrutar del silencio, la paz, las estrellas, las dunas, los camellos, …… es algo que en la vida creo que se nos vaya a olvidar. De allí, volvimos hacia el norte, ya que era la única carretera para ir con un coche que no fuera un todoterreno. Visitamos la Kasbah Patrimonio de la Humanidad de Ait Ben Haddou, donde fuimos ligeramente timados 🙁 Para relajarnos, disfrutamos de una semana de relax en Mirleft , un pueblecito a 2 horas y media al sur de Agadir y casi en la entrada del Sahara Occidental. Subimos hasta Marrakech, sintiéndonos totalmente defraudados (ya contaré el porqué más adelante) y nuestra última noche de camino al ferry, la pasaríamos en la preciosa aunque muy turística población de Asilah.

 

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Datos prácticos

Para entrar en Marruecos solo es necesario el pasaporte con una validez mínima de 6 meses. No es necesario sacar visado. La primera vez que estuvimos, hacer los papeles del coche para poder entrar y circular por su territorio fue algo muy engorroso y con mucha pérdida de tiempo. Ahora era una gozada, dentro del barco había dos pequeñas oficinas, una para validar los pasaportes con la respectiva tarjetita de inmigración y la otra para los papeles del coche. Te daban una tarjeta que había que guardar todo el viaje y ya estaba.

Respecto a las vacunas, no hay ninguna obligatoria, pero sí que te recomiendan Hepatitis A y Tuberculosis. Nos sorprendió los pocos mosquitos que nos picaron a lo largo del viaje, para estar en un país con unas temperaturas tan calurosas.

De todas maneras para esos temas, lo mejor es echar una ojeada a la página del Ministerio de Asuntos Exteriores, MAEC.ES, en la que lo explica todo bastante bien.

En el tema económico, Marruecos es un país barato en general. Dependiendo de zonas más o menos turísticas, los precios varían bastante, pero en líneas generales es económico. Sí que es cierto que los hoteles son un poco más caros que en el sudeste asiático y la calidad algo inferior, pero por 60 € en la mayoría de los sitios, teníamos habitaciones grandes para los 4 con a/a, piscina y desayuno incluído. Si se prescindía de la piscina el precio podía bajar a los 40€, pero en el interior del país y con niños eso era algo totalmente indispensable. La comida, era fantástica, de sabor, calidad y variedad. Los Tajines solían costar entre 45 y 80 Dh, dependiendo de la calidad del local. Las hamburguesas sobre 35 Dh. Las brochetas 45 Dh. Los zumos, naturales y espectacularmente buenos entre 10 y 15 Dh. La cerveza no la catamos salvo del supermercado una vez, pero a parte de ser muy difícil de encontrar era bastante cara, unos 45 Dh.

Del transporte, no podemos decir nada, ya que las dos veces que hemos estado ha sido con nuestro coche y no hemos cogido ningún transporte público. Bueno, en Meknes cogimos un taxi para ir hasta un Carrefour cercano y la verdad es que nos pareció muy barato.

En cuanto a la seguridad no tuvimos ningún tipo de problema. Como en todos los países del mundo hay que andar con cuidado en determinadas zonas. Pero no vimos el más mínimo problema en ningún lado. Es más, nos sentimos mimados y muy bien cuidados y tuvimos excelentes experiencias con la gente local. Sé que este tema es peliagudo sobre todo cuando hablamos de Marruecos. Pero las dos veces que he estado he vuelto encantado de ese país y de los habitantes que lo pueblan. Será que lo malo lo dejan ir y por eso sólo hay gente maravillosa dentro.

Sin duda es un país precioso con muchos contrastes y con un montón de cosas diferentes para hacer. Además de unos paisajes espectaculares. Así, como generalmente suelo acabar diciendo que seguro que volveré, aquí ya no lo tengo tan claro. Aunque la única explicación es que el mundo es enorme y a no ser que viva 257 años lo tendría complicado para poder verlo entero y con dos veces creo que es suficiente.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.