Xi´an, China

Pingyao, China
16 enero, 2018
Luoyang, China
1 febrero, 2018
Mostrar todo

Xi´an, China

Siguiente parada Xi´an. Anteriormente conocida como Chang´an, fue el punto de inicio y final de la Ruta de la Seda. Hoy es mundialmente famosa por el descubrimiento en 1974 del ejército de guerreros de terracota, encontrados en una cámara subterránea a pocos kilómetros de la ciudad.

El autobús dirección a Xi´an salía a las 12:00, así que íbamos sobrados de tiempo, que lo matamos levantándonos sin prisa, desayunando tranquilos y viendo por quincuagésima vez la película de Nemo. Casi estaba recién estrenada y para nosotros se había convertido en un clásico a la altura de Bambi, Dumbo o La dama y el vagabundo.

Recogimos las cosas y paseando con muuuucha calma, sobre el mediodía llegamos a la tienda de gominolas donde habíamos quedado. Nos montaron en un tuk tuk, para acercarnos hasta donde en teoría salía el autobús. Si nosotros nos estábamos tomando la mañana con calma, el conductor del tuk tuk debía tener un master en ello. Hubo momentos en los que gente andando nos pitaba y adelantaba 😯 Después de media hora a ritmo caribeño, nos vimos pasando por el peaje que daba entrada a la autopista. ¡¡¡Nos íbamos a hacer 500 kilómetros hasta Xi´an en tuk tuk!!! Menos mal que según pasamos la barrera aparcó en el arcén y nos dijo que esperásemos un poco que enseguida llegaría el bus. Y dicho y hecho 15 minutos después se paró uno delante nuestro. Nos montamos y vimos que iba casi lleno, pero el conductor muy amable hizo moverse a unos cuantos pasajeros para que pudiéramos ir juntos en la parte de atrás. Los mejores sitios para poder expandir nuestras piernas.

El autobús era un poco antiguo, pero por lo menos tenía a/a y no estaba puesto para helarse. Nos sorprendieron muy gratamente las autopistas, ya que estaban en perfectas condiciones y muchos tramos con 3 carriles para cada lado. Eso sí, los conductores ya eran otro cantar, cada uno por el carril que le daba la gana, adelantaban cuando les apetecía aunque no hubiese sitio usando el arcén como cuarto carril, …. por no contar la cantidad de perros y personas que cruzaban por la autopista y las motos y coche que venían en dirección contraria por los laterales, vamos lo normal en estos países.

Poco después hizo un par de paradas más y como los asientos eran limitados, el conductor sacó unos taburetes la mar de chulos que fue poniendo en el pasillo para que se sentaran unos detrás de otros. Eso era maximizar el espacio. Aprovechando el nuestro y que Iker se había quedado dormido, tiramos un par de mantas al suelo, gentileza de la aerolínea que nos había llevado hasta China, y le tumbamos. Se echó una siesta de lujo hasta las 18:45 que llegamos a Xi´an.

Mitglieder
Descansando en el bus
Mitglieder
Dirigiendo el tráfico
Mitglieder
Contrastes en la ciudad
Mitglieder
Autobús hacia el complejo

El autobús nos dejó bastante alejados del centro, así que debíamos coger un transporte hasta el hotel. Se nos acercó un tipo con unas pintas de mafioso tremendo que por 50 Y nos acercaba, pero declinamos su oferta. Vimos a un chico que se había bajado con nosotros y le preguntamos por los precios. Nos dijo que como mucho 15 Y pero que no nos preocupásemos que el nos ayudaba a buscar. Intentó parar unos cuantos taxis pero ninguno se detuvo. Volvimos al interior de la estación y esta vez se nos acercó otro taxista con una oferta de 30 Y y con mejor pinta. El chico nos dijo que si queríamos irnos cuanto antes iba a ser lo mejor, pero antes me dió su número de teléfono y me hizo darle el mío para asegurarse de que llegábamos bien al hotel. Esto nos hizo pensar que la zona en la que estábamos no debía ser muy buena, porque para que ni un lugareño se fiase…..

Tras un buen rato en el coche y perderse “n” veces, llegamos al hotel. Lo primero que hicimos fue mandarle un mensaje al chico de la estación y decirle que ya habíamos llegado a lo que él nos contestó que se alegraba y que si necesitábamos cualquier ayuda no dudásemos en contactar con él. Salvo los que se dedicaban a explotar al turista, el resto de gente nos estaba pareciendo extremadamente amable.

Entramos a hacer el check-in y aquí es donde nos daríamos cuenta del problema que nos habría traído la relajación extrema que tuvimos en Pingyao. Usu se puso a buscar los pasaportes en el bolso donde siempre estaban, pero no aparecían, miramos en las mochilas y tampoco los encontramos. Recordamos que nos los habíamos dejado en el hotel al hacer el check-in y no nos los habían devuelto. Le contamos a la chica de recepción lo que nos había pasado y llamó al otro hotel. Estaban allí. Nos dijeron que mandaban una persona en tren para traérnoslos, pero recordando el problema que habíamos tenido para coger los billetes, les pedimos que si era posible mejor nos los mandaran por mensajero urgente a nuestro próximo destino. Así había más tiempo de margen. Nos dijeron que perfecto. Ahora solo faltaba rezar para que llegasen a tiempo. ¡¡¡¡Qué desastre que somos!!!!

El hotel era el Xian Century Landscape, 536 Y por dos noches. Estaba muy bien situado, cerca de las cosas para ver y las habitaciones eran muy grandes y con una mini cocina. Salimos a cenar cerca del hotel y cansados sobre todo mentalmente, ya que no podíamos quitarnos de la cabeza los pasaportes, decidimos volver y acostarnos para poder ver al día siguiente y con la luz las cosas de mejor manera.

Mitglieder
Los Guerreros de Terracota
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Con el cuerpo descansado y la cabeza dando vueltas y vueltas, nos levantamos con la ilusión de ir a ver los guerreros de terracota. Un hallazgo Patrimonio de la humanidad que tantas veces habíamos visto por televisión. Desayunamos en el hotel y nos clavaron 76 Y por un par de zumos y unos bollos. A Iker le habíamos provisto de una especie de cola-cao que habíamos visto en un supermercado de Pingyao, y junto con unas galletas era el hombre más feliz de la tierra.

Debido a las malas experiencias durante el viaje con los taxis y el mal cuerpo que se nos quedaba, habíamos decidido que salvo que fuera totalmente obligatorio nos íbamos a coger ninguno más. Así que preguntamos en el hotel como ir hasta el complejo. En las Torres del Tambor, cogimos el autobús 611 por 1 Y, que nos llevó hasta la estación de trenes que era el punto de salida de los autobuses directos a ver los guerreros. Salían de la parte derecha de la estación y eran de color verde con letras amarillas. Era la última parada de todas, tardaban 1 hora y costaban 7 Y.

Aprovechando que estábamos en la estación, fuimos a coger los billetes para el día siguiente a Luoyang. Esta vez los conseguimos sin problemas, 109 Y. por persona. Pero nos encontramos con unos españoles que querían ir a Pekín y no habían tenido la misma suerte. Nos les iba a quedar otra opción que coger un avión, ya que al día siguiente volaban para España.

Llegamos al complejo y pagamos 90 Y por la entrada, aunque cuando vimos las tarifas nos dimos cuenta que era por persona y a nosotros nos lo habían cobrado en total. Que gente más maja!!! 😉 (ahora son 150 Y). En la guía recomendaban ver de la sala más pequeña a la más grande, para terminar con lo mejor, a lo cuál nosotros hicimos caso. Empezamos por la sala 3, en la que había unos pocos guerreros, pero la mayoría rotos y por el suelo. La sala 2, tenía más guerreros con caballos y en mejores condiciones. Además había expuestos unos guerreros en urnas para que se pudiese apreciar todo el detalle de como estaban hechos. Estas dos salas tenían una luz muy tenue. Y por fin, llegamos a la sala 1, que era la que habíamos visto miles de veces en la tele. Un hangar enorme con miles de guerreros de terracota y sus caballos. También había un museo con los objetos que se habían ido descubriendo.

El lugar era impresionante. Lo malo, que tanta gente no permitía deleitarse con esa maravilla todo lo que uno hubiera querido.

Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Alargada escoba de bambú
Mitglieder
Estación de tren de Xian

Terminada la visita y reventados de la paliza que fue recorrer todo el recinto, hicimos una parada en un subway a comer algo más “normalito”. La broma nos salió 230 Y. por tres míseros bocadillos, dos refrescos y un botellín de agua.

Cogimos el mismo autobús para volver a la city, y para finalizar con la pateada del día nos acercamos a visitar el barrio musulmán. Resultaba un tanto chocante ver a los chinos vestidos de musulmanes. La zona era muy chula y tranquila. Aprovechamos a hacer unas compras, ya que en una callejuela estrecha había un montón de puestecillos con cosas chulas.

Cenamos en un coreano que había en la parte de abajo de un centro comercial de camino al hotel y seguido caímos rendidos en la cama casi sin enterarnos.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.