La Península de Reykjanes y el Círculo Dorado en Islandia

Comienzo del viaje y llegada a Reykiavik
22 mayo, 2018
De Hella a Skogar en Islandia
8 junio, 2018
Mostrar todo

La Península de Reykjanes y el Círculo Dorado en Islandia

La Península de Reykjanes, está situada en el extremos suroeste de la isla y suele ser una zona muy ventosa, de lo cuál dimos cumplida cuenta, en cambio, en la zona del Círculo Dorado, el tiempo mejoró considerablemente y disfrutamos de una de las zona más bonitas de Islandia pero también de las más visitadas debido a su cercanía con la capital.

Después de una plácida noche, nos levantamos todos a las 9:00 de la mañana, aunque yo a las 7:00 ya estaba despierto dándole vueltas al maldito tiempo. La noche anterior había visto el estado de las carreteras y una zona en el este por la que teníamos que pasar para seguir nuestro camino hacia el norte estaba cerrada y no había forma de atravesarla, lo que nos complicaría y mucho el resto del viaje. Además las previsiones eran malísimas y una de las cosas que nos había animado a ir a Islandia en invierno – primavera, era el poder ver las auroras boreales, algo que por ahora parecía que no íbamos a poder disfrutar.

Después de desayunar, meter todo en el coche, echar unos partiditas en la sala de juegos y hacer el check out, empezamos nuestro periplo por el país. La ruta la comenzamos por la Península de Reykjanes, al sur de Keflavik. La alerta amarilla que en teoría terminaba a las 6:00 de la mañana, seguía activa y realizamos todo el recorrido con unos vientos huracanados a un grado centígrado y sin parar de llover.

Atravesamos el 100 Crater Park, conocido así por la cantidad de cráteres volcánicos y campos de lava que había. Se veían también bastantes centrales geotérmicas que suministraban de electricidad al país.

Mitglieder
La Península de Reykjanes
Mitglieder
Luchando contra el viento
Mitglieder
El puente entre dos continentes
Mitglieder
Acceso a Gunnuhver
Las fumarolas de Gunnuhver
Mitglieder
El faro de Reykjanesviti

La primera parada la hicimos en el Puente entre dos continentes. Al lado de la carretera, en un corto paseo había un pequeño puente que simulaba el paso entre las dos placas tectónicas que separaba, la norteamericana y la europea. La segunda y última parada en la Península fue la zona termal de Gunnuhver y el faro de Reykjanesviti, el más antiguo de Islandia. En los manantiales termales no pudimos ver mucho, debido a las intensas ráfagas de viento y la calada que nos pegamos.

Viendo que el tiempo no mejoraba decidimos ir hacia el interior hasta el Parque Nacional de Pingvellir. La intención era haber ido al Blue Lagoon, a pesar de la masificación que dicen que hay, pero con tanto viento y lluvia no lo íbamos a disfrutar. La entrada eran 80 € por persona y los niños hasta 13 años gratis. Así que saliendo de la Península, por fin conseguimos dejar atrás el mal tiempo y desde aquí hasta que terminó el día no volvimos a ver llover y el viento se calmó sobremanera.

 

Mitglieder
Parque Nacional de Pingvellir
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

En el parque disfrutamos de un precioso paseo de unas dos horas entre ríos, estanques, fallas, una preciosa iglesia con su cementerio y el lago más grande de Islandia. Declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, es la zona más importante para los islandeses ya que fue allí donde los vikingos establecieron el primer parlamento democrático del mundo.

Nuestro siguiente destino fue Geysir, situado a 60 kilómetros y una hora escasa en coche. Era una zona geotermal en donde estaban situados los géiseres de Geysir y Strokkur. El primero fue el que dió nombre a todos los géiseres del mundo y ahora estaba inactivo. El segundo era una gozada porque no tardaba ni 5 minutos en erupcionar y salía con una fuerza enorme alcanzando hasta 30 metros de altura. Lo vimos unas cuantas veces ya que los enanos no querían irse.

Mitglieder
Geysir
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder

Y para terminar el día, nos esperaba el punto fuerte de la jornada, la cascada de Gullfoss. Sin duda uno de los sitios más bonitos que hemos visto. También es cierto que de las cascadas más grandes del mundo no hemos visto ninguna. Nos quedamos impresionados con la cantidad de agua que caía por el salto de más de 30 metros y con los lados totalmente nevados con un espesor enorme. Al ser invierno y estar nevado, el paseo que te acercaba hasta la orilla del río estaba cerrado. No queríamos irnos de allí. Nos habíamos quedado maravillados con la magnitud y enormidad de la cascada.

Mitglieder
La cascada de Gullfoss
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Mitglieder
Alojamiento en Hella
Mitglieder

Finalizadas las visitas que teníamos pensadas para el día y como eran las 18:00, pusimos rumbo al hotel. Lo teníamos en el pueblo de Hella a otra horita de camino. En este caso eran unos pequeños bungalows en una preciosa campa al lado del río. El sitio se llamaba Café Arhus Hella a 121 € la noche. Tenían 2 literas estrechas, un pequeño fregadero y una mesa con 2 sillas. Los baños eran compartidos, pero estaban muy limpios. El chico de recepción era español y estuvimos un rato charlando con él.

Mientras preparábamos la cena, los enanos aprovecharon a hacer unos pocos deberes. Nos tumbamos a leer y escuchar un poco de música. Sobre las 22:30 salimos a ver si divisábamos la Aurora Boreal, pero viendo que el cielo estaba nublado, nos volvimos al bungalow y nos pusimos a dormir.

B.F.F.F.

Viajes Ikertanoa
Viajes Ikertanoa
VIAJES IKERTANOA, para viajeros independientes. Asesoramiento e información para viajes independientes destinado a quien quiere conocer el mundo tal y como es. Asesoramiento integral en tus viajes para que viajes como te gustaría. Si quieres viajar diferente pero te surgen un montón de preguntas, no sabes por dónde empezar a configurar tu viaje, si no estás seguro de qué visitar o dónde dormir y comer, te asesoramos desde antes de empezar el viaje hasta tu regreso. Asesoramiento técnico, cultural y legal para viajes. También podemos organizarte el viaje al completo, desde el inicio hasta tu regreso.